Retribución Flexible en España

La Retribución Flexible permite a los empleados sacar más partido a su salario sin que la empresa tenga que aumentar gastos salariales. En este caso, ¿por qué no está más implantada en las organizaciones de nuestro país? ¿Tenemos cultura financiera en España? ¿Los departamentos de Recursos Humanos saben comunicar la Retribución Flexible? ¿qué ocurre con las pymes?

Edenred, empresa inventora de Ticket Restaurant®, ha respondido a estas preguntas durante la III edición del Blogguer Summit con la colaboración de seis profesionales del sector de la empresa, la economía y los Recursos Humanos con el objetivo de conocer la situación actual de la Retribución Flexible en las empresas de nuestro país.

♦ Comunicación: la clave para llegar al empleado

Una de las cuestiones que surgieron durante el encuentro fue el por qué la Retribución Flexible no está más implantada en las empresas de nuestro país y la respuesta fue unánime: falta comunicación en las organizaciones. Jaime Pereira, socio director de OMD HR Consulting, señaló echar de menos “la labor de venta desde las propias organizaciones. Es importante que los trabajadores sepan que este sistema es rentable y que él será el principal beneficiado. La venta final no se ha hecho y, por tanto, el marketing interno de las empresas ha fallado. La solución es asesorar de forma personalizada al trabajador”. A este argumento se sumó Jesús Pérez, CEO de FinancialRed: “Las asesorías deberían ayudar a implantar los planes de Retribución Flexible en las pymes y emprendedores.  Asimismo veo carencias innovadoras en este tema cuando nos dirigimos a las start-ups”. José Luis Pascual, especialista en Recursos Humanos y Gestión del Talento en Page Consulting, apuntó que “no hay cultura de compensación y beneficios porque el trabajador no percibe que las variables son parte de su retribución. Siendo un beneficio social, el profesional no lo valora. Intuyo poca profesionalización en esta tarea”.

Retribución Flexible. Desayuno en Edenred

En esta línea, Beatriz García-Quismondo, directora comercial de Womenalia España, hizo hincapié en “que los compradores tienen que convertirse en prescriptores”.

♦ No hay cultura financiera en nuestro país 

La falta de cultura financiera entre los españoles es una de las razones por las que la Retribución Flexible no termina de implantarse en las empresas. Así lo cree Sebastien Chartier, autor del blog “Mi Empresa” en Cinco Días. “Los trabajadores se quedan con lo que ganan a final de mes, no saben qué tributan, el IRPF que tienen o la diferencia entre bruto y neto. No entienden cuándo hay cambios de tributación en sus nóminas y así, es complicado hablar de Retribución Flexible”. En esta misma línea, José Luis Pascual señaló que “es necesario explicar cuánto dinero supone tener beneficios sociales”. Por último,Pedro Ruiz, periodista en Financiero Digital, recomienda “acercar el conocimiento fiscal a las personas que trabajan en la mediana y pequeña empresa”.

Retribución Flexible. Desayuno en Edenred

♦ El papel de Recursos Humanos

Los departamentos de Recursos Humanos representan un papel muy importante a la hora de informar al profesional sobre las ventajas de la Retribución Flexible, los mitos y verdades de este tipo de beneficio social. En este sentido, las pymes se encuentran con una dificultad añadida y es que no tienen departamento de Recursos Humanos, por lo que “la comunicación de estos beneficios se frena. Existe, por tanto, un gap de comunicación”, aseguró Beatriz García-Quismondo.

♦ ¿Cómo llegamos a la pequeña empresa?

Las pymes buscan captar y retener el talento. La clave es fidelizar a los trabajadores con beneficios sociales y aquí es donde el valor de marca entra en juego. “El valor añadido de marca se centra en el cuidado del empleado, en flexibilizar horarios… En definitiva hacer employer branding. Hay que mantener motivados a los trabajadores para aspirar a un crecimiento corporativo”, apuntó García-Quismondo. Asimismo, “si ofreces algo diferente, las empresas te lo compran. Ese sería el punto clave para llegar a este público, explicar todas las ventajas y desventajas para que el trabajador elija”, según Pedro Ruiz.

En mi vida solo existía el trabajo…

Hay historias en la vida que fascinan. Todavía hay gente que tiene la valentía de reconocer que en su vida solo ha habido trabajo y que han dedicado poco tiempo a su familia. En mi anterior post hablaba de gente que dejó una carrera profesional brillante para intentar encontrar lo que siempre habían soñado: una vida más racional.

Cuenta Mark Albion que su mejor amigo, un gran empresario, fue por fin entrevistado por la sección de Economía de la CNN. Era su gran día. Pero la entrevista de media hora consistió en una pregunta: “¿Por qué los beneficios de su compañía han sido de 44 centavos por acción en vez de los 45 anunciados, y qué hará para corregirlo?”. Por la noche su amigo le llamó muy deprimido y le dijo que iba a dejarlo todo. Que el maldito centavo de diferencia le daba igual…

Muchos grandes profesionales han seguido el camino del amigo de Mark Albion, entre ellos Patrick Pichette que acaba de comunicar a su empresa, Google, que desea dejar voluntariamente la compañía. La carta que envió a Larry Page Eric SchmidtSergey Brin es suficientemente emotiva para poder leerla saboreando todo su contenido. Te invito a hacerlo:

Patrick Pichette, CFO de Google

 “Después de casi 7 años como Director Financiero, me retiraré de Google para pasar más tiempo con mi familia. Sí, ya sé que has oído eso antes. Le damos mucho a nuestros puestos de trabajo. Ciertamente lo hice. Y si bien no estoy buscando caer bien, quiero compartir mi proceso de pensamiento, porque muchas personas luchan por encontrar el justo equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Esta historia comienza el otoño pasado. Una mañana muy temprano en septiembre pasado, después de toda una noche de escalada, mirando el amanecer en la cima de África, en el Monte Kilimanjaro. Tamar (mi esposa) y yo no sólo estábamos disfrutando de la cumbre, sino que en un  día tan claro, podíamos ver a lo lejos, la gran llanura del Serengeti a nuestros pies, y con él el reclamo a todas las potenciales aventuras que tiene África para ofrecer.

Y Tamar de repente dijo: “Oye, ¿por qué no continuamos el viaje?” Vamos a explorar África y, a continuación, giramos hacia el este para hacer el camino a la India, que es justo al lado, y estamos aquí ya. Luego, seguimos adelante: el Himalaya, el Everest, ir a Bali, la Gran Barrera de CoralAntártida, ¡Vamos a ver a la Antártida! “Poco se imaginaba ella que estaba tentando el destino.

Recuerdo haberle dicho a Tamar una típica respuesta prudente de un CFO: me encantaría seguir adelante, pero tenemos que volver. Todavía no es tiempo, Todavía hay mucho que hacer en Google, con mi carrera,  mucha gente cuenta conmigo, con nosotros… Juntas, organizaciones sin ánimo de lucro, etc.

Pero luego ella hizo la pregunta del millón: ¿Entonces cuando va a ser el tiempo correcto? Nuestro tiempo. Mi tiempo. Las preguntas sólo colgaban allí en el frio aire Africano.

Unas semanas más tarde, yo estaba feliz de nuevo en el trabajo, pero no podía quitarme de encima la pregunta: ¿Cuándo será nuestro tiempo para seguir adelante? Y así comenzó una reflexión sobre mí, nuestra vida. A través de numerosas horas de ciclismo el pasado otoño (mi  lugar feliz) llegué a la conclusión de algunas verdades simples y evidentes:

♦ En primer lugar, los niños se han ido. Dos están en la universidad, uno graduado y en un emprendimiento en  África. Jóvenes adultos de los que estamos muy orgullosos. Tamar merece sinceramente la mayor parte del crédito aquí. Ella ha hecho un  trabajo maravilloso. Simplemente maravilloso. Pero la realidad es que para Tamar y yo, no habrá más Cheerios incrustados en el minivan, ni vigilia de  noche a causa de infecciones del oído, ni pistas de hockey sobre hielo a las 6:00 am. Nadie nos espera ni nos necesita.

♦ En segundo lugar, este verano voy a cumplir  25 o 30 años de trabajo sin parar (dependiendo de cómo cuente los datos). Y siendo miembro del FWIO, Fraternity of Worldwide Insecure Over-achievers, ha sido un torbellino de experiencias realmente sorprendentes. Pero como lo cuento ahora, también ha sido un ritmo frenético para cerca de 1500 semanas. Siempre encima (incluso cuando ya no tenía que estar. Sobre todo cuando no se suponía que debía estar. Y soy culpable). Me encantan mi trabajo (todavía), mis colegas, mis amigos, las oportunidades de dirigir y cambiar el mundo.

Patrick Pichette CFO de Google y su mujer Tamar en el KIlimanjaro

♦ En tercer lugar, este verano, Tamar y yo vamos a celebrar nuestro 25 aniversario. Cuando sus amigos les preguntan a nuestros hijos  sobre el éxito de la longevidad de nuestro matrimonio, simplemente bromean  que Tamar y yo hayamos pasado tan poco tiempo juntos que “es realmente demasiado pronto para decir: si nuestro matrimonio, de hecho, va a tener éxito”. Si pudieran saber cuántos grandes recuerdos  tenemos juntos. ¿Cuántos vas a decir? ¿Tienes tiempo? Pero una cosa es segura, quiero más. Y ella merece más. Mucho más.

Permítanme  ahorrarles el resto de las verdades. Pero la respuesta corta es, simplemente, que no pude encontrar un buen argumento para decirle a  Tamar  que debemos esperar más para agarrar nuestras mochilas y salir a la carretera – celebrar nuestros últimos 25 años juntos por dar vuelta la página y disfrutar de la crisis de la edad adulta  llena de felicidad y belleza, y dejar la puerta abierta al azar para nuestras próximas oportunidades de liderazgo, una vez hayamos agotado nuestra larga lista de viajes y aventuras.

Trabajar en Google es un privilegio, nada menos. He trabajado con los mejores de los mejores, y sé que me voy de Google dejándolo en las mejores manos. He hecho muchos amigos en Google. Larry, Sergey, Eric, gracias por la amistad. Estoy eternamente agradecido por dejarme ser yo, por su confianza, su calidez, su apoyo, y por tanta risa a través de los buenos y no tan buenos momentos.

Para ser claros, todavía estoy aquí. Me gustaría hacer la transición en los próximos meses, pero sólo después de que hayamos encontrado un nuevo   CFO para Google y ayudarle  a él / ella a través de una transición ordenada, que se llevará algún tiempo.

Al final, la vida es maravillosa,  no obstante una serie de compensaciones  entre los esfuerzos profesionales de negocios y la familia/comunidad. Por suerte, siento que estoy en un punto en mi vida en donde ya no tengo que tomar esas difíciles decisiones. Y por eso estoy muy agradecido. Carpe Diem.” – Patrick Pichette

Un trabajo sin estrés es un pasatiempo

Sí, pero menos. De acuerdo que el trabajo tiene que ser un pasatiempo, pero lo del estrés… ¿Qué me dices? ¿A qué no te gusta? Bueno, la verdad sea dicha, un poquito de estrés no va mal. Así como hay colesterol bueno y colesterol malo, en nuestra vida también hay estrés bueno y estrés malo. Conservemos el primero y luchemos contra el segundo.

No cabe la menor duda, que la vida que llevamos muchos es un poco “esquizofrénica”. Nos dejamos arrastrar por los acontecimientos como un río por su cauce. Entre que no sabemos decir no, la mala organización de nuestras tareas, las complicadas relaciones personales…   Sin bienestar la vida no es vida; solo es un estado de languidez y sufrimiento… Hay que poner remedio…

Yo estaba algo cansado y tenía muchas ganas de irme al campo, a la montaña… Mi mujer, tres cuartos de lo mismo. Pues manos a lo obra. Nuestros hijos, en Reyes Magos, nos habían regalado dos noches en el Nabia Hotel y aun no las habíamos aprovechado. Viernes tarde, cogemos el coche y nos ponemos rumbo a Candeleda en busca de nuestro refugio para el fin de semana. Además de descansar nos habíamos propuesto hacer una ITV Matrimonial, que siempre viene bien. Una puesta a punto es algo que revitaliza.

Al llegar al Hotel quedamos sorprendidos… Que gusto, que decoración, que hospitalidad, que descanso, que silencio… Se presentaban unos días muy ilusionantes. Conocimos a los dueños del Hotel, Sofía e Iñigo. ¡Qué pareja! Nos acomodaron, nos dieron las instrucciones de funcionamiento…

Escenas de la Sierra de Gredos

Antes da salir a hacer la primera marcha, Sofía e Iñigo nos contaron su historia. Los dos eran ejecutivos en respectivas multinacionales y un día hartos de tanto viaje, reuniones, proyectos, tensiones, urgencias… decidieron liarse la manta a la cabeza y dejarlo todo… Tal vez una vida más tranquila, aunque no exenta de problemas, es lo que ellos esperaban. Y decidieron emprender… hacer lo que habían soñado. Se pusieron a trabajar y hoy están muy orgullosos de su Hotel. ¡Ganador del premio Travellers’ Choice™ 2015! Trabajan mucho, pero de manera diferente y eso es lo que les ha dado un equilibrio personal que lo transmiten cuando reciben a sus clientes. Para nosotros fue una suerte conocerlos y poder comprobar directamente que para ellos, es más importante ser que tener.

Al día siguiente, marcha por el monte. La ruta nos la había preparado Iñigo y, aunque tuvimos algunas dificultades de orientación, llegamos al destino. En el camino nos encontramos con un pastor. Buena pinta, buen color, rostro tranquilo, mucha paz… observando a sus trescientas cincuenta cabras. No pudimos resistir la tentación de charlar con él para conocer algo de su vida, de su trabajo… Podíamos escribir mucho, pero me quedo con su imagen de felicidad, a pesar de la dureza de su trabajo. Mucha soledad, inclemencias del tiempo, la cabra que se te despista, pero un silbido “cabrero” lo pone todo en su sitio. Al terminar su jornada, le tocaba lo más duro: el ordeño. Sinceramente, por un momento sentí mucha envidia de este personaje.

Por la tarde, Gerardo Pérez González, profesor y apicultor autodidacta, nos deleitó con una de sus clases en las que nos dejó claro que la vida de las abejas es un ejemplo de solidaridad y de permanente adaptación al mundo en el que viven. Su perfecta organización social, lenguaje y comunicación, reproducción… son un ejemplo para los hombres. Gerardo, Inocencia y Javier… una familia feliz, dedicados a sus abejas para ganarse la vida y disfrutar de su tarea diaria. Otro ejemplo de personas que no necesitan la gran ciudad para encontrar una vida feliz, sana y divertida.

Solo son tres ejemplos de personas que optan por una vida de más calidad. Aunque el trabajo traiga quebraderos de cabeza, las satisfacciones son mayores y compensan cualquier esfuerzo. Trabajar y disfruta, el anhelo de mucha gente…

Al regreso del maravilloso fin de semana, vuelta a la “rutina” y para intentar buscar soluciones, que hagan más llevadero este mundo estresante en el que estamos prisioneros, quedé con Jorge Urrea Filgueira, profesor asociado en IE Business School y experto en “Insight Management”, metodología que te da poder, fuerza y flexibilidad…

Buscaba con Jorge encontrar nuevas formas de liberar energía atascada y para ello le propuse hacer una videoentrevista en la que nos contara algunas cosas en las que él está trabajando para desarrollar personas sensibles y poderosas, capaces de sentir los cambios, incluso antes de que se produzcan. Te invito a ver el vídeo…

Te confieso, que Jorge también me trasmitió una sensación de paz interior, serenidad, sencillez, armonía, equilibrio…y además una predisposición a facilitar el encuentro con uno mismo. ¡Chapó, Jorge!

10 ideas para convertirte en un “TREPA”

Por los pasillos y corrillos de muchas organizaciones se oye con demasiada frecuencia esta frase “No sé venderme” o, “en esta compañía hay que ser muy político”. Pero realmente estas personas ¿necesitan venderse? No, ni mucho menos, son gente muy normal, incluso por encima de la media, que cumplen su trabajo de forma muy significativa. El problema es que hay otras personas, afortunadamente no muchas, que se venden  demasiado bien, o al menos eso cree la gente.

Hay una broma (que me perdonen los argentinos, gente estupenda) que dice: “A un argentino hay que comprarlo por lo vale y venderlo por lo que dice que vale”. Este chiste es aplicable a muchos profesionales que se creen ser la “flor y nata” de su organización. Ésos que sólo viven para su ego, y que en el trabajo en lugar de ver compañeros ven peldaños. Son los llamados “trepas”.

Si quieres convertirte en uno de ellos, únicamente tienes que seguir las recomendaciones que seguidamente te voy a detallar. No hace falta que hagas un Máster. Con un cursillo de media jornada te puedes certificar como “trepa Junior”. Incluso si estás mal de tiempo lo puedes hacer “on line”… y también aspirar al grado “Senior”… Ademas para matricularte no hay problema de “cuotas femeninas” ya que en la actualidad hay más “trepas” que “trepos”. El programa consta de estos diez temas:

1.- Rodéate de mediocres. Si tienes la suerte de poder formar tu equipo, busca en el mercado laboral gente que sea peor que tú. En la entrevista de selección profundiza mucho en este aspecto para luego no llevarte sorpresas. ¡Mira que si contratas a uno mejor que tú y te quita el protagonismo! No puedes fallar en este punto. La clave es que nadie, ni siquiera de tu equipo, pueda hacerte sombra.

2.- Hazte un pelota profesional. Para que que tus objetivos se cumplan, haz la pelota a tu Jefe todo lo que puedas. No regatees esfuerzos. Dile lo bien que hace todo, aunque en el fondo pienses lo contrario. Ensálzale en público. Mírale con admiración como si fuera tu ídolo, como si no hubiera nadie mejor. Entra todo lo que puedas en su despacho y cuéntale cualquier historia. Lo importante es que te vea. Pregúntale por su familia, por el fin de semana… cualquier motivo será bueno para “enganchar”.

3.- No te conformes con ser uno más. Entre tus colegas, tú tienes que ser el mejor, aunque en realidad seas del montón. Haz tu pequeño lobby para ir ganando adeptos para la causa. Alíate con uno, conquístalo y una vez conseguido vete a por otro. Véndeles tu lado bonito y trata de ocultar tus “vergüenzas”. Si hay alguno que te sale respondón, trátale con más astucia, pero inicialmente no te enfrentes a él. Los enemigos hay que dejarlos para la batalla final.

4.- Vete el último de la oficina. Esto te dará “caché”, serás el más trabajador, el que más piensa en la organización. Antes de irte, da una vuelta por la oficina para que otro que sea más “trepa” que tú te vea. Tus actos siempre tienen que ser cara a la galería. Si no hay nadie que te observe, no merece la pena el esfuerzo. Tu causa debe ser única. Al día siguiente haz todo lo posible para que tus compañeros sepan que tú fuiste el que cerró la oficina el día anterior.

5.- Lleva siempre una cartera. Es un signo claro de que te llevas trabajo a casa y es eso lo que más reputación te va a dar. No importa si al llegar a tu hogar la aparcas hasta el día siguiente sin abrirla. Lo interesante es pasearla con garbo y que alguien te vea. Al volver a tu despacho, procura abrirla cuando haya alguien delante para que pueda decirte algo halagüeño, algo que agrade a tus oídos. Cuando te alaben, quita importancia al tema y di que es lo más normal… Llevarse “curro” a cuestas, es una responsabilidad… nunca una obligación.

6.- El domingo por la tarde empieza a enviar correos. Después de ver el partido de Canal Plus, enciende el portátil o el Smartphone y empieza a bombardear a tu Jefe, tus colegas, tus colaboradores… A todos los que puedas. Debe quedar claro, que incluso los fines de semana, tu cabeza está en el trabajo. Además, cuando envíes los correos, procura pedir “acuse de recibo”, para cerciorarte que te han leído. Si es posible, organiza alguna reunión y pide sugerencias o disponibilidades de agenda. Debe quedar patente que un buen empleado debe estar siempre al servicio de su empresa.

7.- Atesora todo lo que puedas. Hazte con la máxima información posible y guárdala con toda la delicadeza del mundo. Procura que nadie se entere que la tienes  y utilízala en el momento adecuado, en ese instante en el que tú sabes que vas a causar sensación. No se te ocurra compartir conocimiento porque si lo haces vas a perder poder, ya que los demás sabrán lo mismo que tú. Lleva siempre un “pen-drive” en el bolsillo para archivar todo lo que caiga en tu mano. Vete en búsqueda de lo “desconocido”.

8.- Medallero olímpico. Utiliza todo lo que puedas a tus colaboradores o colegas para que te den ideas, sugerencias…muchas, todas las que puedan. Una vez tengas unas cuantas encima de la mesa, mándale a tu Jefe un correo para decirle que te haga un hueco en la agenda ya que quieres presentarle una idea brillante, que no es tuya, pero que tú la vas a presentar como si lo fuera. Cuanto te felicite, dile “no, no tiene importancia, es parte de mi trabajo”. Una vez reconocida tu maravillosa aportación a la buena marcha de la compañía, abre el ordenador, vete a la carpeta de “Mi CV” e incluye tu éxito en el capítulo “logros”. Ya tienes algo más para circular entre los “Headhunters” y para incluir en Linkedin…

9.- Recepcionista de autoridades. Si algún día esperáis la visita de alguien importante, apresúrate para ser tú el primero que le dé la bienvenida. Encarga a alguien, que esté atento para avisarte. Si es un alto directivo del “headquarter”, mejor… así tendrás oportunidad de sacar a relucir tu estupendo inglés y podrás dejar impresionados a tus colegas. Además, si lo que vais a tener es una reunión, procúrate el mejor sitio para que todos te vean como el “guay” del grupo. Nómbrate moderador y de esta forma podrás controlar la situación.

10.- Vete sin piedad a por él/ella. Si, por casualidad, hay alguien en tu empresa que te hace sombra, vete a por su cabeza, sin ningún reparo. Utiliza todos los medios a tu alcance para machacarlo. Si es necesario, invéntate una historia que lo desprestigie e incluso si no te queda más remedio, acude a la calumnia. Piensa que después de todo lo que has luchado para llegar a ser el “Trepa Senior” con aspiración a CEO, no te puedes dejar ganar la batalla. O tú o nadie.

Como puedes observar, el temario es duro, pero el esfuerzo que pongas por alcanzar el “Certificado de Trepa” tendrá su recompensa.

¿Que pasa si las ideas no se ejecutan?

Hace algún tiempo leí el libro “EXECUTION The Discipline of Getting Things Done” de Larry Bossidy and Ram Charan, y ahora con el paso del tiempo me doy cuenta que necesito refrescarlo. Se habla mucho de visión estratégica, pero con demasiada frecuencia no sabemos lo que estamos diciendo. La clave está en asegurarse de que toda la plantilla conoce bien las prioridades de la organización

A modo de resumen y en formato “flash” te detallo algunas de las enseñanzas de este estupendo libro.

Si las ideas no se ejecutan…

No tienen sentido. Por muy buena estrategia que tengas, la clave es !practica, practica, practica!

Debes tener principios, pero deben ser simples. Si no simplificas, no comunicas; si no comunicas, no alinearás a la gente; y si no alineas, no tendrás una buena ejecución.

No te puedes centrar en todo

No puedes tener 100 prioridades, sino una o dos.

Y la razón es evidente: ¡Foco!

Solo debes centrarte en las cosas más importantes.

Y a esas prioridades debes dedicarle todos tus recursos.

Todos los componentes de una compañía pueden establecer esa diferencia.

Incluso si no tienes la última  palabra en la toma de decisiones, el concepto de ejecución tiene el mismo mérito para ti que para un presidente.

Hablamos de hacer las cosas. ¿Y eso no es acaso importante?

Ideas, ejecución, plan de acción, estrategia, planificación

¿Y se puede traducir una cultura basada en la ejecución en algo reconocible por el mercado?

El 80% de la energía de los líderes depende de la ejecución.

Si la ejecución es buena, los resultados son buenos, y el mercado los reconocerá.

Es posible crear una “Cultura de la Ejecución”. Su capacidad para crear nuevos productos es asombrosa.

♦ Directivo Ejecutor

El individuo de alto rendimiento hace las cosas por sí mismo y para sí mismo.

El líder de alto rendimiento consigue que se hagan las cosas.

Necesitas conocer a la perfección para qué lo vas a hacer. Debes conocer bien el negocio.

Además, lo tienes que hacer a través de otros, por lo que tienes que conocer a la gente. Si no, nunca serás efectivo.

Sin realismo nunca serás capaz de ver hacia dónde va el negocio.

Muchos directivos dicen que tienen una gran compañía cuando, en realidad, sólo tienen buena tecnología. ¡Eso no es realismo!

Mantener el realismo es complicado

Hay un sello distintivo en la alta dirección por el cual siempre pasan más tiempo con los clientes y menos con los jefes de línea, que son los que, por su trabajo, tienen hilo directo con los clientes.

El líder puede tener realismo, pero debe de conocer la opinión de los de abajo.

 Realismo = Autoconocimiento

Está claro: ningún ser humano es perfecto.

La clave es conocerte y conocer perfectamente lo que haces bien.

Cuando eras  más joven, eras sincero pero brutal.

Puedes ser sincero sin ser destructivo.