Emilio Botín y la Marca de Liderazgo

En los últimos tiempos se está hablando mucho de “Employer Branding”, pero poco de “Leadership Branding”. No cabe duda que el nombre de la compañía o del producto es importantísimo, pero ¿has pensado lo determinante que es tener un líder cuyos atributos personales coinciden con los atributos de la marca?

Cuando encargas la búsqueda de un alto directivo pocas veces se investiga en qué medida el candidato se ajusta al mensaje de la marca y se da la paradoja de un magnifico ejecutivo, con una gran experiencia profesional y con grandes logros conseguidos, cuya imagen personal no coincide en absoluto con la imagen de la marca. No es el caso, pero nos sirve bien como ejemplo: Imaginemos que una gran compañía tiene como slogan de marca la frase “Conecting People” y contrata a un ejecutivo cuyas habilidades para relacionarse y comunicarse con la gente no son las óptimas aunque es muy bueno para desarrollar nuevas estrategias y planes de negocio, ¿cómo percibiría el mercado este fichaje?.

No podemos olvidar que los lideres hoy ocupan un importante espacio en la mente de los consumidores y de los empleados, y lo mismo que una marca puede transmitir conceptos como globalización, respaldo, seguridad, garantía, calidad, cuidado, servicio, expansión reputación, moda, confianza, también los pueden transmitir los directivos.

El nuevo enfoque del liderazgo se orienta a la creación de valor para las organizaciones. La investigación ha demostrado ampliamente que aquellas compañías que crean valor real requieren una atención especial al concepto de liderazgo. Los líderes deben conseguir resultados. Es necesario encontrar el equilibrio entre los atributos del líder y los resultados de negocio (en sus cuatro dimensiones: inversores, clientes, empleados y gerentes). Este equilibrio nos conduce al manejo de una idea novedosa en el campo del liderazgo, el valor de los intangibles, y la percepción de ese valor por clientes e inversores. Los líderes han de aprender a construir intangibles que creen un valor de mercado constante y sostenido, y que generen confianza y reputación en inversores, clientes y empleados. En definitiva se trata de crear la Marca de Liderazgo, que no es otra cosa que la identidad de los líderes en una organización que enlaza las expectativas de clientes, inversores y empleados con las conductas organizativas.

La Marca de Liderazgo

Hay seis pasos claves para la construcción de una Marca de Liderazgo:

♦ Construcción de un caso de marca de liderazgo. Parte de una base clara: el liderazgo ayuda a que la estrategia se cumpla. Un aspecto que todo directivo debe tener entre sus prioridades debe ser el desarrollo de liderazgo. Muchos lo dicen, pero pocos lo hacen realmente Construir líderes individuales se centra en los atributos personales de los líderes de la compañía.

♦ Crear una declaración de marca de Liderazgo. Esta declaración ha de articular la marca en término de los atributos que un líder debe tener y los resultados que ha de obtener. La declaración se enfoca en los requerimientos para liderar con efectividad de manera que se conecte la reputación de la compañía con las conductas del día a día.

♦ Evaluar a los líderes respecto a la marca de liderazgo. Cuando se tiene delineada la marca se ha de evaluar si los líderes se pueden comportar y conseguir resultados de acuerdo a esa marca. Esto implica habilidades, conductas clave, competencias claras, etc.

♦ Invertir en la marca de liderazgo. La marca no se produce por accidente. Es necesario que la compañía invierta en unas prácticas específicas que fomentan la idea de marca (training, experiencias de desarrollo, etc.)

♦ Medir la inversión realizada en la marca de liderazgo. Esto tiene dos apartados: medir el liderazgo necesario en un contexto organizativo concreto y ver sus resultados (cambios de conducta, resultados financieros, valor intangible, etc.)  y que el desarrollo de liderazgo responda a las necesidades marcadas en el paso 1.

♦ Hacer a los stakeholders clave conscientes de la marca de liderazgo. El CEO, el Consejero Delegado o el Presidente es el principal hacedor de marca en el exterior y ha de tomar la iniciativa en la comunicación efectiva de esa imagen de marca.

El pasado día 10 de septiembre fallecía Emilio Botín, el hombre que hizo del Banco Santander una referencia a nivel mundial. Fue un líder nato, que dejó muchas lecciones sobre sobre el empeño personal, la constancia, la seguridad en lo que haces y la capacidad de crear equipos y liderarlos, pero sobre todo supo crear una “Marca de Liderazgo” a través de la cual era fácil identificar su marca personal con su marca comercial. La llama y el color rojo eran para él sus señas de identidad. En los Consejos de Administración del Banco solo se percibía ese color fuerte que da energía, vitalidad, calor y que despierta pasión y motivación. Es muy difícil hablar del Santander sin que se te venga a la cabeza el color rojo de la misma manera que no es posible imaginarte a Emilio Botín sin la corbata y los tirantes rojos.

Hasta su afición por la Formula 1 estaba envuelta en rojo. Sin duda es un buen ejemplo de lo que es una “Marca de Liderazgo“.

¿Demagogia, utopía o mentira?

Está claro que nuestra sociedad no puede vivir sin la demagogia. Lo venimos observando día tras día. Si acostumbras a seguir de cerca a los políticos… ¿qué te voy a contar? Viven anclados en ella. Es una de las competencias claves en su perfil profesional. Si les faltara, no podrían hacer carrera. Ahora que se aproxima una época electoral, han abierto una subasta pública para ver quién da más. Estas son las pujas iniciales:

• Uno ofrece un subsidio de 500 euros al mes para todos los parados sin ingresos económicos y con familia a su cargo.

• Otro regala a todos los ciudadanos una renta mínima por el hecho de serlo y para que puedan vivir por encima del umbral de pobreza.

• El tercero en discordia, apuesta fuerte por un derecho universal a una renta básica ciudadana que cubra la subsistencia de toda la población y el acceso a los bienes indispensables para una vida digna…

• ¿Y el resto? Más preocupados por los protagonismos personales que por las subastas, pero también tienen ofertas golosas.

Hermoso, genial, sublime…Yo me apunto… ¿Alguien da más? La subasta no ha hecho más que empezar, y me pregunto ¿de dónde se sacará tanta pasta para hacer frente a tanta generosidad? Nadie lo dice, pero se engatusa al ciudadano, ofreciendo una imagen de “alma caritativa”… ¡Lo vamos a solucionar todo!, dicen…

Grafiti

Pintada en la fachada de la Ermita de San Campio en La Ramallosa (Nigrán-Vigo)

Pues bien, como va de “demagogia” yo no me voy a quedar sin ofrecer mi dosis de la misma, y quiero hacer una propuesta que tal vez facilite algunas ideas a los políticos. Con ella podrán sacar la pasta que necesitan, al tiempo que su electorado se sentirá encantado. Propongo:

♦ Que se cobre un canon de cinco euros (es una miseria) a todos los participantes en los cientos de botellones que se organizan cada semana a lo largo del territorio español. Con ello, al menos, se podrá pagar el servicio de limpieza, necesario para dejar los lugares de celebración de tan “fausta fiesta” en el estado que se merecen los ciudadanos no participantes en tan ebrio evento.

♦ Que los grafiteros sorprendidos en “acto de servicio” abonen el coste que supone limpiar o reponer los materiales dañados por sus “obras de arte”, más un recargo supletorio, equivalente a un IVA simbólico.

♦ Que todos los que están cobrando el paro fraudulento, que son más de los que imaginamos, dejen de percibirlo y, además, paguen una multa por pasarse de “listillos”.

♦ Que se persiga con la máxima dureza a todos los que están beneficiándose de la economía sumergida y se les imponga una multa ejemplar por engañar a los ciudadanos que son honestos y pagan sus impuestos. Invito a los políticos a que denuncien a todos estos estafadores y les animo a que hagan una investigación de todas las casas y apartamentos que se alquilan en verano de manera fraudulenta y a precios desorbitados.

Pintada en Panxón

Pintada en la bajada a la Playa de Panxón (Nigrán-Vigo)

♦ Que todos los que, con violencia extrema e indiscriminada, destrozan material urbano, tiendas, contenedores… abonen el importe de los desperfectos y  paguen una “tasa ciudadana” por romper lo que es de todos.

♦ Que las personas que se hacen tatuajes ( decoraciones absolutamente superfluas y costosas) paguen un impuesto especial, equivalente al coste del tatuaje, más un “donativo” adicional por no pensar en los que no se pueden tatuar por falta de medios económicos.

♦ Que los dueños de “mascotas”, que nos obsequian con suculentos “regalos” en la vía pública, además de recogerlos, sean castigados con unas multas lo suficientemente importantes como para que no volvamos a tropezarnos con regalitos tan lindos.

♦ Que los organizadores de las múltiples manifestaciones legales, las concentren en un solo día para ahorrar costes de policía, limpieza, pancartas y otros materiales. Mi sugerencia es que hagan como en las procesiones de Semana Santa. Una cofradía encabeza la manifestación, otra lleva el paso del Santo correspondiente, otra se encarga de los penitentes, otra de otro Santo… En esta línea, las manifestaciones tendrían varias secciones: la de sanidad, la de enseñanza, la de agricultura, la de trabajo… Todos podrían llevar su pancarta de cabecera y demostrar su descontento… El ahorro en costes sería fenomenal. También los vecinos de las grandes ciudades, que no desean manifestarse, lo agradecerían porque así podrían circular por las calles sin atascos ni retenciones.

♦ Que todos los políticos, sindicalistas, empresarios… corruptos, fueran multados con una cantidad equivalente a lo “apropiado indebidamente”, además de cumplir su condena.

Querido lector, como habrás podido comprobar mi “programa electoral” es una chirigota y no difiere un ápice del de los políticos. Tiene la suficiente cantidad de demagogia, utopía y mentira, como para convencer al más inocente de los electores. Así es la política y así son los políticos. Con mi propuesta, el Gobierno podría abonar, muy bien, una paga a los pensionistas sin tener que tocar la “hucha” como se ha venido haciendo hasta ahora. ¿Qué no te lo crees…? Allá tú.

Reflexiones para ponerte en forma

Para muchos, las vacaciones ya están en marcha. Enhorabuena, te las mereces. Ahora lo importante es que te olvides de tu jefe, de tu trabajo, de tu equipo y de toda tu rutina diaria que tanto nos va desgastando sin darnos cuenta. Seguro que ya tienes todo planeado o estás a punto de hacerlo. Si aún estás dando vueltas a la cabeza… permite que te haga algunas sugerencias por si te pueden ayudar… ¡Ahí van!

♦ Cómprate el móvil más barato del mercado, que no tenga “datos” y úsalo para recibir llamadas “muy necesarias” sólo de tu familia o tus amigos. Tu Smartphone  habitual déjalo en casa, en el lugar más recóndito posible. Al empezar las vacaciones envíale un WhatsApp a tu jefe, advirtiéndole que tu mujer y tus hijos te han pedido, que si de verdad te importa la familia, dejes el dichoso aparatito durante unos días. Seguro que notarás un alivio que será tu mejor medicina veraniega.

♦ Busca un lugar de descanso que se parezca lo menos posible a tu hábitat habitual. Deja atrás el supermercado, la parada del autobús, el colegio de los niños, el gimnasio, los vecinos… Todo aquello que te pueda distraer de tu merecido descanso. Pero ¡Ojo!, no pienses sólo en ti. Tu mujer/marido y tus hijos esperan de ti lo mejor. Las vacaciones son un momento ideal para recuperar el tiempo perdido. Los planes familiares suelen ser muy gratificantes. Convierte en realidad ese deseo tuyo cuando dices que la familia, para ti, es lo más importante.

♦ Resérvate un  rato cada día para ti, para pensar, simplemente pensar. El silencio también es muy bueno. Durante el curso has vivido momentos de gran tensión. Infinidad de reuniones, miles de correos, conflictos de todo tipo, decisiones difíciles… Es posible que hayas estado estresado, siempre al límite, haciendo muchas cosas en el último minuto… Todo aquéllo, que tú y yo, sabemos que genera una situación que nos pone al borde de la “crisis”. Ahora es el momento de la terapia. Dejar volar la imaginación. A veces el silencio es el mejor camino para encontrar lo que buscas. Pero, insisto, no dejes a tu familia… Sobran prisas y falta reflexión.

Vacaciones: reflexiones para ponerte en forma

♦ Elige un par de libros que pienses que te pueden relajar, divertir… No caigas en la tentación de comprarte el último ensayo del “gurú” de turno. “El ejecutivo al minuto” o “¿Quién robo mi queso”? están muy bien en la librería de tu despacho, pero no en tu maleta. Tampoco es recomendable leer la prensa sensacionalista que nos presentan unos escenarios excesivamente “crispantes”. Olvida la política, solo trae quebraderos de cabeza. Busca únicamente lectura que de verdad te distraiga y te haga pasar un buen rato.

♦ Ejercicio físico. Es de lo más sano, y sobre todo te deja como nuevo. Muchas veces te has dicho que no tienes tiempo para el deporte, pero no es verdad. No te falta tiempo, lo que te falta es fuerza de voluntad  y además no priorizas bien. Ahora tienes una oportunidad de oro. Pon la tabla de “windsurf” en el portamaletas del coche, o las raquetas de tenis o simplemente las zapatillas para caminar. El senderismo te permite compaginar el deporte con tu familia, ya que lo podéis hacer todos juntos. Este deporte mejora las relaciones, cansa (este tipo de cansancio es fantástico) y abre el apetito.

♦ Comida. Daros algún que otro homenaje. Es una actividad magnífica para el encuentro con los amigos, familiares…, pero ¡Ojo al colesterol! Según el Doctor Valentín Fuster, el ideal es una dieta mediterránea, que no se sabe exactamente cómo protege, pero si se sabe que debe ser muy variada. ¡Ese aperitivo en el chiringuito de turno! sabe a gloria… Las copillas por la noche con la pandilla, una delicia… Si además eres un “chef”, ésta es tu ocasión de oro para deleitar a los tuyos con un buen menú y tu pasártelo como un enano. No olvides el mandil, las tenazas, las cacerolas…

♦ Se ha hablado hasta la saciedad de la “zona de confort” en sentido negativo. Por una vez en tu vida “No salgas de la Zona de Confort”, disfruta de ella. Sal de la “horma” en las que estás encorsetado y mira el mundo con otros ojos. Hay muchas cosas bellas a tu alrededor. Un amanecer, una puesta de sol, un bosque, un acantilado, una ola, unos pescadores preparando sus aparejos, una anciana sentada a la puerta de su casa… Muchas, muchas cosas… Las vacaciones son una fuente inagotable de sorpresas…

♦ Relación con tu pareja. Dicen que las vacaciones, al estar tanto tiempo juntos, no es la mejor época para solucionar los posibles problemas que pueda arrastrar la pareja. ¡Falso! Es una oportunidad fantástica. Descansados, sin agenda, sin prisas… Una vez superado el estrés, las cosas se ven de otra forma. Aprovecha la oportunidad para salir sólos, de hacer alguna que otra cena romántica, de invitar a los amigos a compartir con vosotros. Los niños serán grandes cómplices. Situación única para hablar y hablar… Tengo algún amigo al que las vacaciones han sido su remedio al “desamor”.

 No te olvides de los que no van a poder tener vacaciones. Mucha gente se va a quedar en casa por circunstancias diversas, y tal vez la económica sea una de las más fuertes. Hay familias en situación de pobreza, sin un sueldo que entre en su casa. Todos sin trabajo y con una familia a cuestas… No podemos olvidarnos de esta gente. Te propongo una idea: dar el 5% del presupuesto de las vacaciones a alguna asociación, de las muchas que hay hoy, para ayudar a estas personas que no tienen la fortuna de disfrutar unas vacaciones como las que vamos a tener tú y yo. Te aseguro, que esta aportación te hará sentirte mucho mejor. Será la guinda…

No sé si estas reflexiones te habrán servido de algo, pero por encima de todo: “Te deseo que seas muy feliz y que hagas feliz a los que te rodean”.

Yo también quiero cambiar el sistema…

El pasado sábado, 5 de Julio, Gabriel Masfurroll publicaba en el diario económico Expansión un interesante artículo (“La gran paradoja de nuestro mundo“) en el que reflexiona sobre cuestiones a las que vengo dándole vueltas a la cabeza desde hace algún tiempo. Gabriel y yo nos conocimos hace unos años. Fuimos compañeros en el Comité de Dirección de Sanitas. Además, nos une nuestra eterna simpatía por el Barça, club en el que Gabriel ha sido miembro de la Junta Directiva. Su artículo me gustó tanto, que quiero invitarte a que lo leas. Aquí lo tienes:

“Hace años, cuando yo era un teenager, escuchaba como mis abuelos nos decían que no entendían los cambios que se producían en el mundo. El Mayo del 68 ya era historia y estábamos en la época hippy, la de la música beat y, en nuestro país, en la lucha contra la dictadura. Tanto ellos como mis padres me respetaron, y en muchos casos me apoyaron, pero lo más importante es que nos enseñaron a tratar de entender a aquellos que pensaban y actuaban de forma distinta. Había que respetar a los que respetan. Todo lo contrario respecto a los que van por la vida con la arrogancia del progresismo, destruyendo todo lo que se pone por delante y no aceptan las reglas aceptadas y aprobadas democráticamente como propias con el argumento de que son contrarias a sus principios. Quizás están en minoría y no pueden imponer sus ideas. Es una lástima, pero a esto se le llama democracia, para lo bueno y lo malo.

Hace algunas semanas asistí en Barcelona al evento anual que celebra la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Catalunya (AIJEC). Fue un evento precioso, excitante y motivador en el que pudimos comprobar cómo jóvenes de todo tipo, orígenes y circunstancias, expusieron sus proyectos. No eran niños bien, ni pijos que dirían los antisistema. Eran jóvenes que, con enorme esfuerzo, sacrificio, tenacidad y aversión al fracaso llevan años peleando por alcanzar sus propios sueños. Luchan contra el sistema, pero de forma distinta. Tienen que superar las enormes dificultades que supone crear algo desde cero. Y muchos crean empresas de enorme valor añadido. Son distintas a las de hace 50 años, a las de hace 30 años y distintas a las de hace 10 años, pero el espíritu es el mismo. Apuestan por innovar y buscar soluciones al mundo actual. Ellos crean puestos de trabajo para otros jóvenes y no tan jóvenes. Crean riqueza para su comunidad. Ellos ayudan a crear, a reformar un mundo nuevo. Son los precursores del cambio y luchadores sin fin por cambiar las reglas.

Disturbios en Sants

Reestructuración

Ese mismo día, y no muy lejos de El Born, donde se celebró el evento de AIJEC, otros jóvenes, de edades parecidas, se dedicaban en Sants a destruir todo cuanto se ponía por delante. Lo importante para algunos de estos jóvenes no era protestar, derecho legítimo si se hace de forma adecuada y con respeto, sino alterar y destruir todo. La gran paradoja es que, por desgracia, los medios de comunicación sólo dan importancia y visibilidad a los que destruyen, destrozan y protestan, y dan prácticamente nula visibilidad a los otros.

Estamos en un momento a nivel mundial en el que se avecina un cambio sociopolítico, y seguramente económico, muy importante. No se salva ningún rincón del mundo. Europa está rota políticamente hablando, y sólo nos une el euro y la aversión a otra conflagración bélica. China va a tener que afrontar años duros de cambio hacia la democracia. Varios países asiáticos están en pleno proceso de reestructuración. Latinoamérica se debate entre las dictaduras populistas y las democracias prooccidentales. África, la gran desconocida, puede ser el continente emergente de la segunda mitad del siglo XXI, pero veremos cómo afronta la colonización china. EEUU empieza a darse cuenta de que ya no es el imperio del mundo. Y en nuestro país, con la llegada de Felipe VI, todo apunta a que o nos renovamos o morimos.

Nos debatimos entre una crisis feroz que está haciendo estragos y el principio de equidad y solidaridad entre las distintas regiones que sigue sin funcionar, agravado por el “virus del Lazarillo de Tormes”; es decir, pretendemos ser muy estrictos en la aplicación de todas las normas, pero según para quienes. ¿Realmente nos creemos que el paro es del 25%? Ni de broma. ¿Y esto cómo se gestiona? ¿Es justo que la mayoría de ciudadanos debamos cumplir las normas so pena de ser penalizados y que otros pocos, pero muy ruidosos y violentos, gracias a esto, la violencia, puedan incumplir todo lo que les dé la gana sin ningún problema? ¿Qué pasaría si yo mañana, como “català emprenyat”, salgo a la calle y destrozo lo que se pone a mi alcance? ¿O si dejo de cumplir con mis deberes como ciudadano? Seguro que seré sancionado y probablemente con severidad. Pues bien, parece que hemos creado dos categorías de ciudadanos, los que cumplen y los que no. Los primeros acabarán pensando que son ingenuos. Los segundos crearán ejemplo y éste es fácil de imitar, pues además sus acciones son divulgadas en todos los medios. Si actúan con respeto, serán escuchados, si no, deberán ser castigados.”

Me siento totalmente identificado con la reflexión de Gabi (nombre familiar). No me alineo con ningún “anti”. Estoy convencido de que en nuestra actual sociedad hay que cambiar muchísimas cosas, pero nunca con la violencia, porque ésta solo genera más violencia, odio, revancha… y quién sabe si algo más… Yo también quiero cambiar el sistema… pero desde la ley, el orden, la democracia, el entendimiento.

¿Podemos o No Podemos?

Si  yo dijera en una conferencia que todo está cambiando, el auditorio soltaría una gran carcajada. Algunos se preguntarían… ¿este bicho raro, de dónde ha salido? Otros pensarían ¿se quiere quedar con nosotros? Otros dirían, este es un listillo que no se ha enterado que  llevamos años y años hablando de cambio ¿Qué nos va a contar éste ahora? Efectivamente querido lector, no te voy a contar nada que tú no sepas, pero la realidad es que el cambio ha cambiado y va a cambiar aún más. Así es la vida… Hay gente que habla de transformación, evolución, reinvención… Pero no nos engañemos, todo va de lo mismo…

Un ejemplo de que las cosas aún no terminan de cambiar, es lo sucedido en las últimas Elecciones Europeas 2014. Cosas muy previsibles en los grandes partidos, y algo sorpresivas en los pequeños. Una de las mayores novedades se ha producido con la formación política “Podemos”. Primera participación y obtienen, nada más y nada menos que 1.245.948 votos, lo que suponen 5 eurodiputados. Desde estas líneas mi felicitación. Es un debut en política de chapó. Diseñaron una buena estrategia, utilizaron los medios de comunicación y machacaron con las redes sociales. Conectaron con un público al que le sonaron bien alguno de los mensajes. Hasta aquí todo perfecto, pero…

Podemos ha utilizado de forma “inusual” determinada cadena de televisión y lo que, para mi es más grave, se ha adueñado de la Universidad. Como profesor que ha enseñado y enseña en la Universidad, tengo grabado como “a fuego”, que no debo utilizar el aula para hacer política partidista y menos manipular la historia. Ni es ético ni honesto. Utilizar el cargo para seducir, es una de las peores corrupciones y es evidente que Podemos, en especial Pablo Iglesias, ha  abusado de su puesto de docente para lanzar mensajes con claro tinte político/partidista. De hecho han celebrado varias “encuentros ciudadanos” en la Facultad de Filosofia de la Universidad Complutense de Madrid, en los que han participado simpatizantes y “Circulos Podemos” de toda España.

Yo, que soy de la generación universitaria del 68, he tenido profesores de todo pelaje (Aguilar Navarro, Joaquín Ruiz Jiménez, Gregorio Peces Barbas, Leonardo Prieto Castro, Enrique Gimbernat… lista interminable) y en ningún caso pude percibir ni manipulación, ni propaganda política, ni adoctrinamiento… En las clases se enseñaba Derecho. ¿Que los profesores tenían su ideología política? ¡Hombre, pues claro! Pero de ello hablaban fuera de la Universidad. Muchos de ellos, incluso, dieron su apoyo a diferentes movimientos estudiantiles, pero no desde la catedra. Los follones los organizábamos los estudiantes para luchar contra la dictadura, pero no al estilo “kale borroka”. La Complutense en esa época era la Universidad de referencia. La categoría de los cuadros de profesores era impresionante. Hoy… ¿Qué es? Contéstate tú mismo…

¿Podemos o No Podemos?

Pero esto, que me parece muy serio, no es lo más preocupante. Lo más preocupante, para mí, son algunos de los puntos del programa electoral de este grupo. ¿Por qué inquietante? No por su ideología, que cada uno tiene derecho a elegir la que más le encaje en sus convicciones, sino por el populismo, radicalismo, buenismo, irrealismo que inducen a ver un mundo irreal… Parece como el cuento de la lámpara maravillosa… Veamos tan sólo algunos puntos, que hablan por sí mismo:

 Reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales y de la edad de jubilación a 60 años. Un país, como España, con unos niveles de producción bajos y unos costes salariales altos ¿se puede permitir el lujo de reducir su jornada semanal en cinco horas? ¿Qué pretenden, que los empresarios envíen su producción a países más competitivos? ¿Es ésta la mejor forma de combatir el desempleo? ¿Vendrán inversores extranjeros a “poner su dinero”, cuando lo pueden hacer en otros países sin tanto intervencionismo? Como sueño, está muy bien, pero…

¿Y lo de la jubilación a los sesenta años? Precioso. ¿Pero quién va a pagar nuestras pensiones? Si somos uno de los países del mundo con el índice de natalidad más bajo. Una sociedad envejecida y sin niños que garanticen el relevo generacional ¿Quién nos va a sostener? Otro deseo que queda muy bien en un programa electoral pero que es utópico.

 Prohibición de los despidos en empresas con beneficios. Este punto parece una exaltación de la burocracia. Si tienes parásitos en tu organización ¿no te puedes deshacer de ellos? Se lo están poniendo muy difícil a los que están encargados de generar riqueza y en consecuencia puestos de trabajo. El problema de este tipo de propuestas es que se quiere “igualar” poniendo el listón orientado a la mediocridad y no en la excelencia. Cuando todos seamos igual de mediocres ya seremos iguales. Este es el objetivo…

♦ Establecimiento de un salario máximo vinculado proporcionalmente al mínimo. Sobre este punto podría escribir y escribir, pero prefiero remitirte al magnífico “post” que mi amigo y colega, Antonio Peñalver, ha escrito en su Blog, bajo el título “La herejía retributiva de Podemos“.

 Recuperación del control público en los sectores estratégicos de la economía. Ese día, nuestra industria que tanto prestigio tiene en todo el mundo, dejará de ser atractiva. ¿Por qué? Pues no hay más que abrir los ojos para darse cuenta que las industrias nacionalizadas son un nido de funcionarios más preocupados por su puesto de trabajo que por su contribución al éxito de la organización. Al funcionario le preocupa la estabilidad, al trabajador con aspiraciones de desarrollo personal, le preocupa su progreso, entendido en términos de promoción y retribución.

Nacionalización de la Banca

 Nacionalización de los bancos. Los banqueros son una “casta”, los malos de la película. ¿Qué han hecho cosas mal? Nadie lo niega. También han hecho cosas mal los sindicatos, o ¿nos hemos olvidado de los ERES andaluces? Obviamente que deben cambiar cosas en el mundo de las finanzas, pero de esto a nacionalizarlos… Tampoco somos conscientes que un número altísimo de accionistas en la banca son pequeños ahorradores que han tenido la valentía y el coraje de confiar sus ahorros a la banca. Me preguntarás ¿y las preferentes? Te contesto: muy mal. Sus autores deben pagar su delito, negligencia o lo que sea… Pero que no pase lo que le ocurrió a aquel hombre que por una vez que le vieron dando una patada a un perro, le llamaron mataperros.

 Desmilitarizar la guardia costera y disolver las fuerzas especiales antidisturbios. ¡Qué bien! Seguramente en Podemos, están pensando que si algún día llegan a intervenir en labores de gobierno, ya no harán falta fuerzas antidisturbios porque la oposición no practica la violencia callejera. En este sentido, entiendo que ya no sean necesarios los antidisturbios. La mayoría de formaciones políticas consiguen sus propuestas en las urnas y no en la calle con violencia, por eso sobrará la “policía represiva”.

 Derecho a una renta básica para todos y cada uno de los ciudadanos por el mero hecho de serlo. ¿Dónde hay que firmar? Mañana mismo me apunto a esta propuesta, pero lo haré después de levantarme de la cama para que no me parezca una pesadilla. Pero ¿quién no quiere tener una renta vitalicia sin trabajo? ¿Por qué hay tantos parados (conozco a muchos) que no quieren dejar el INEM? Seguimos siendo un país demasiado folclórico…

Solo le pido a Podemos, que piense de verdad en nuestro país. Las utopías, falacias, frases encantadoras y demás lindeces quedan muy bien en un papel, pero seamos serios… y preguntémonos ¿Podemos o No Podemos? En mi caso NO PUEDO dejar de abrir los ojos a mucha gente buena que se deja engatusar por vendedores de humo…