Mi “nieto” hizo el Plan de Acción

Continuación del post “Mi abuelo era coach“…

Efectivamente, hace unas semanas, nos vimos. Charlamos largo y tendido y repasamos, uno por uno, los tres objetivos que se había marcado. Fue una reunión muy grata porque pude percibir en mi “nieto” (coachee) una energía vital que no apareció en ningún momento durante el proceso de Coaching. Estaba feliz, contento, progresando, pero sobre todo convencido de que él era el protagonista y por tanto el responsable de sacar adelante su proyecto. No podía permitirse el lujo de dejar a los demás la iniciativa. Era su compromiso. Ahora o nunca, se dijo.

En una de nuestras reuniones le advertí que, fuera cual fuera su decisión, tenía que poner a prueba su fuerza de voluntad. Los retos difíciles solo se consiguen a base de “tozudez”. Todo es muy bonito sobre el papel, pero la acción y los resultados es lo único que cuenta. Le sugerí la posibilidad de vernos un par de veces o tres al año, para seguir hablando. En eso quedamos, aunque esto no sea lo más “correcto” para muchos gurús del Coaching…

Sacó el papel donde llevaba minuciosamente detallado, paso a paso, todo lo que pretendía conseguir en un plazo de tiempo relativamente corto. Era consciente de que el camino se hace al andar y que esto le iba a exigir un gran esfuerzo. Su plan constaba de tres objetivos, uno personal y dos profesionales. Pero los tres eran vitales y estaban estrechamente relacionados entre sí: 1º.- Relanzar su matrimonio. 2º.- Organizarse mejor. 3º.- Conseguir que sus colaboradores se sintieran motivados. Cada uno de estos objetivos estaba perfectamente desglosado en acciones concretas y en tiempo determinado.

Mi "nieto" hizo su Plan de AcciónSu primera decisión fue ponerse en contacto con un gabinete de expertos en cuestiones de familia. Buscó uno de confianza, y se lanzó rápidamente a trabajar. Abrió la típica hoja de registros y empezó a anotar todo lo que sucedía para poder comentarlo con su “asesor”. Cariño, generosidad y respeto… Estas eran las metas y los desafíos. Pero ¿qué hacer? Esto era precisamente lo que quería  descubrir en cada una de las sesiones. Involucró a su mujer en el proceso. Ella lo agradeció y los dos juntos se comprometieron a analizar las causas de su apatía sentimental. Las vacaciones estaban a la vuelta de la esquina y eran conscientes de que no era la mejor época para sacar adelante el compromiso ya que la convivencia en estos días es demasiado intensa. Pero ocurrió todo lo contrario. Pasaron momentos muy agradables de intimidad, de conversación, de análisis, de estar con sus hijos, de ver amigos… También, y como es natural en cualquier convivencia diaria, hubo sus altibajos…

Ya de regreso de  estos días de descanso y con la vuelta a la rutina diaria, mi “nieto” continua trabajando con una enorme confianza en los tres objetivos que se había marcado, y que son:

Revitalizar el matrimonio:

♥ Cariño: 1º.- Al llegar a casa, después de la jornada laboral, darnos un abrazo que al menos dure diez  segundos, procurando sentir el cuerpo y la emoción del otro. 2º.- Establecer un día fijo, a la semana, para salir juntos (cine, café, paseo, compras…) 3º.- Ponernos “guapos” y atractivos para atraernos y reconquistarnos mutuamente.

♥ Generosidad: 1º.- Hacer todo lo posible para sentirnos como recién casados (mirar una foto de la boda, volviendo a vivir lo que sentíamos  ese día), olvidando lo pasado y viviendo alegremente en el presente. 2º.- Volver, otra vez, a hacernos regalos sorpresa el día del cumpleaños, santo, aniversario… 3º.- Estar a disposición del otro cuando lo necesite. Regalar tiempo. Estar presente.

♥ Respeto: 1º.- No levantar el tono de la voz, evitar las malas caras y cuidar los gestos. 2º.- Fomentar la autoestima, mostrar admiración y destacar al otro en público. 3º.- Tener en cuenta la importancia de los espacios de intimidad personal.

Organización del trabajo:

Toda tarea que exija dedicación de tiempo se resuelve, se delega o se pospone en función de su importancia. Centrar todo el esfuerzo en tareas que generen valor. Se reserva tiempo en las agendas (propia y del equipo) para formación y trabajo. Uso de la agenda como organizador personal. No hay tiempos muertos ni reuniones prescindibles. Los objetivos del día se cumplen o se replanifican pero nada queda abierto. Será obligado superar obstáculos: gestión de lo urgente y la rutina. Controlar y manejar el caos.

Motivación del equipo:

La misión del Departamento será clara y divulgativa. Nuestros objetivos dentro de la empresa, los trabajaremos en dos líneas: redefinir los papeles y evitar la confusión.  Asignar una nueva jerarquía y responsabilidad. Purgar nuestras actividades. ¿Qué entra, qué hacemos, qué entregamos? ¿Qué se delega? Plazos y recursos. COMPROMISO. Todos hablamos de todo. Barreras a superar: la dinámica actual y decisiones complejas.

Los tres objetivos los había establecido respondiendo a estas preguntas: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuando? ¿Indicadores? Me he extendido más en el primero porque era el más “atípico” en un proceso normal de Coaching ejecutivo.

El trabajo está en marcha. Hay ganas, ilusión, motivación y sobre todo, compromiso. El tiempo nos dirá cuáles han sido los resultados.

—————————————————————

P.D: Este es un caso real en el que se han cambiado nombres, empresa, circunstancias… para guardar el anonimato y confidencialidad del protagonista

LA SEMANA FANTÁSTICA

Hay días en que uno se encuentra con personas y actividades que te hacen sentir plenamente feliz. La semana pasada, ha sido muy completa y llena de buenos momentos…

♦ Martes 25, asistí en la Fundación Rafael del Pino a la conferencia de Robert J. Shiller, Catedrático Arthur M. Okun de Economía en la Cowles Foundation for Research in Economics. Universidad de Yale. Robert acaba de publicar el libro “Las Finanzas en una sociedad justa”. El autor desafía a la sociedad y a sus líderes a replantear el papel de las finanzas y, argumenta que hay que entender estas no sólo como la manipulación del dinero o la gestión del riesgo, sino como la administración de todos los activos de la sociedad.

♦ Miércoles 26,  tuve la oportunidad de conocer a una persona a la que llevaba tiempo persiguiendo y no conseguía atraparla. Se trata de Carlos Herreros, un personaje entrañable, ameno, intelectual y lleno de experiencias interesantes. Es Master of Science in Management por la London Business School, cuya tesis de graduación llevó por título: «Creative Intelligence, Intra-Firm Ethics and Strategy» (Inteligencia Creativa, ética y estrategia empresarial).

Ha publicado varios libros en solitario entre los que destaca “La conversación estratégica: escenarios”. “La sucesión del líder” y “El coaching cura, libera y subvierte”. También ha participado en el libro “Forjadores de líderes”.

Grabamos una VÍDEOENTREVISTA  que publicaré próximamente, en la que hablamos de todos los entresijos del “Neuromanagement”. Me contó que las reorganizaciones empresariales provocan amenazas a la autonomía porque las personas sienten que han perdido el control de su futuro. Un líder astuto abordará estas amenazas ofreciendo a los empleados cierto margen de maniobra para que tomen por sí mismos todas las decisiones posibles; por ejemplo, si hay que hacer cortes en el presupuesto, implicar a las personas afectadas en la decisión de lo que habrá que cortar. Debido a que muchas reorganizaciones suponen mejoras de los sistemas de información y tecnológicos- socavando su autonomía ya que se les imponen sin su consentimiento- es esencial proporcionar apoyo continuo y solicitar la participación de los empleados en el diseño de los sistemas.

♦ Jueves 27. Dos eventos importantes: comida de #Eats&Twitts y mesa redonda en Caixa Forum organizada por “Iniciativa Vive”, proyecto que ha apostado fuertemente por la investigación de excelencia en materia cardiovascular con la creación del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) dirigido por el Dr. Valentín Fuster.

 La primera cita fue a las 14:00 en el Hotel Regina de Madrid. Allí nos esperaba, como anfitrión, Antonio Domingo (@AntonioDomingo). Él organiza estos eventos, que ha bautizado con el nombre de #Eats&Twitts y que sirven para reunir a gente que se ha conocido en el mundo 2.0 pero que ahora tienen la oportunidad de hacerlo en la realidad del 1.0. Fantástica experiencia en un encuentro muy bien organizado. Me brindó la oportunidad de conocer a mucha gente, de manera especial a los que compartieron mesa conmigo: Pepe Barroso (@josebarroso), Luis Lepe (@luislepe), Roberto Cerrada (@rcerrada), Julia Vega (@mjvand), Claudio García Martorell (@claudiogarcia82), Ruben G.Codosero (@RCodosero). Animadisima la tertulia y aprendí muchas cosas de todos ellos. Son experiencias muy gratificantes y que sirven para demostrar que las Redes Sociales si hacen amigos presenciales.

 La segunda actividad de la tarde era la mesa redonda organizada por la Iniciativa VIVE, que es un proyecto conjunto de la Fundación Pro CNIC y la Fundación SHE para mejorar y promocionar la salud en España, especialmente la salud cardiovascular. La iniciativa VIVE surge para aunar bajo la misma dirección las dos vías principales de atajar las enfermedades cardiovasculares en nuestro país: la investigación y la prevención.

Con la moderación de Pio Cabanillas, intervinieron Valentín Fuster, Director General del CNIC, Presidente de la Fundación SHE, Director Médico y Director del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinai de Nueva YorkJosé Manuel Campa, Profesor de finanzas, IESE Business SchoolCarmen Posadas, Escritora; José Luis de la Serna, Divulgador; Isabel Carvajal, Educadora y  Alfonso del Corral, Médico y deportista.

Algunas ideas recogidas, a vuela pluma, y Twitteadas por mi (@jaimepereira) con el hashtag #ivive:

Valentín Fuster: • Ni curar ni prevenir: educar. • Los ciudadanos podemos contribuir para mejorar una buena educación sanitaria. • Se deja de fabricar tabaco en países del primer mundo pero si se hace en países subdesarrollados. • El ejercicio físico no baja peso, pero es muy bueno para el colesterol, presión, tabaco… •Siete factores de riesgo cardiovascular: obesidad, presión arterial, colesterol, tabaco, ejercicio físico, diabetes, alcohol. • La salud es decidir con tu cerebro si te cuidas o no te cuidas.

Carmen Posada: • Un cuchillo no es malo. Utilizarlo para matar es muy malo. Esto pasa en Internet. Hay cosas buenas y malas… • Internet en el mundo de la salud es bastante cuestionable. Hago lo que me recomienda mi vecina en el patio de casa.

José Luis de la Serna: • La educación para la salud debería ser una asignatura obligatoria. Hay que sensibilizar desde la infancia… • La gente es ignorante. Los medios deben educar más. Ahora estamos en la democracia del chip. • El mayor factor de riesgo en la vida es la ignorancia, especialmente en la salud.

Isabel Carvajal: • El niño tiene que apostar por su propio conocimiento y a vivir en sociedad. Tienen que ser valientes para decir no. • Hay muchos libros para enseñar a cocinar pero pocos que enseñen a comer. • Hoy todos los niños llevan cinturón de seguridad, pero ¿hacemos lo mismo cuando empiezan a beber?

José Manuel Campa: • Se pueden hacer muchas cosas en el campo de la salud controlando costes. • Hay que potenciar la investigación aplicada. • En España gastamos 9.000 millones en patologías cardiovasculares, lo que es igual a lo invertido en investigación y desarrollo.

Fernando del Corral: • Hacer deporte en familia es un ejercicio fantástico. Matas dos pájaros de un tiro: familia y deporte. • El carácter se desarrolla en la lucha, en la caída y en el levantarse. Tenemos gran capacidad de adaptación. • Después de cualquier evento grande del deporte (JJOO, Euro2012) crece la afición al ejercicio físico.

Sin duda para mi ha sido una SEMANA FANTÁSTICA

El Fútbol y la Gestión Empresarial

Hay muchos deportes que pueden servir de modelo para explicar como se debe trabajar en una organización empresarial. Sin duda los más interesantes y adecuados son los que se practican en equipo. Un club de fútbol puede ser muy buen ejemplo. En el se dan todos los ingredientes para hacer una comparación perfecta entre deporte y empresa. Hoy no me voy a referir a la estructura, organización, objetivos…Lo único que pretendo es centrarme en las personas, en este caso futbolistas y entrenador (directivos & empleados), para ver lo que esta experiencia puede aportar al entorno empresarial.

Me sirve de soporte para mi objetivo, la conversación que tuve el pasado mes de septiembre con Ricardo Rodríguez (@Ricardo_Rodrigz) en la isla de La Toja con motivo del encuentro de fútbol entre España y Arabia Saudí (@SnftMedia). Esta selección árabe tiene color rojo y piensa en español. Aunque la cabeza visible del cuerpo técnico es Frank Rikjaard, junto a él hay un grupo de españoles que son los encargados de planificar la senda por la que debe caminar el fútbol saudí de cara a un objetivo: el Mundial de Qatar 2022.

Al frente de todos ellos está Ricardo Rodríguez, Asesor Técnico de la Federación de Arabia Saudí (إدارة شئون المنتخبات السعودية) desde hace un año y cabeza visible del grupo de técnicos nacionales – una docena en total – que dirige los destinos futbolísticos del país árabe. Con él hablé largo y tendido sobre como un entrenador puede optimizar el rendimiento de sus futbolistas.

Nuestra conversación se centró en el mundo del fútbol. Ricardo habló solo de este deporte (ver vídeo de Ricardo Rodríguez, más abajo. Es muy interesante) y yo he replicado las mismas preguntas/respuestas al mundo de la empresa, contestándolas yo mismo. Este es el resultado:

¿Cómo gestionar eficazmente un equipo de estrellas? No es nada fácil. Se necesita una habilidad especial para sacar a relucir la empatía, la comunicación, la persuasión, la autoridad (no disciplinaria), la objetividad… Es necesario conocer muy bien a cada uno de los componentes del equipo para ir personalizando la forma de trabajar. No todos necesitan lo mismo, pero es clave que todos entiendan que el éxito siempre es colectivo. El reparto de papeles es un factor decisivo para dejar claro que se espera de cada uno evitando así las “áreas grises“.

¿Cómo surge el liderazgo en un equipo? De forma natural. Cuando en un equipo aparece una persona con “gancho”, capaz de aunar esfuerzos para alcanzar unos resultados determinados, sus compañeros le siguen. Confían en él, porque saben que su forma de trabajar es la mejor garantía para involucrar a todos en un objetivo común. Por eso los falsos líderes, esos impuestos por el organigrama, no funcionan. El reconocimiento se consigue con la educación, el respeto, la elegancia, el trato, el conocimiento, la experiencia, la humildad. Nunca con la autoridad formal y funcional.

¿Tiene libertad para moverse por el campo el jugador “estrella”? El “profesional” estrella, que no necesariamente es el líder del equipo, debe ser tratado de forma diferente. La creatividad surge de la inspiración de personas que se salen de lo corriente, lo que últimamente se ha definido como “Thinking outside the box“. Este tipo de profesionales, sin romper las reglas del juego, deben tener más libertad de movimientos que les permita sacar lo mejor de ellos mismos y así poder aportar mayor valor al equipo. Son muy apreciados, no se pueden  desperdiciar.

¿El liderazgo se consigue metiendo goles? No necesariamente quien alcanza más y mejores resultados ha de ser el líder. Se puede ser enormemente eficaz y eficiente y no tener ningún carisma para que otros te sigan. Hay veces que determinadas personas reclaman un liderazgo que el grupo no se lo reconoce. Para conseguir el apoyo de los demás debes ponerte al servicio de ellos y no al revés. El ideal seria la combinación de resultados y aceptación por parte de los demás.

¿Cómo se gestiona un vestuario turbulento? Cuando un equipo está revuelto, hay que preguntarse ¿qué parte de culpa tiene el responsable del mismo? Normalmente la “desestabilización” llega o por un falso líder que quiere imponer un liderazgo no reconocido por el resto, o porque el dirigente no ha sido capaz de controlar la situación. En ambos supuestos hay que hablar largo y tendido con todos los miembros del grupo para diagnosticar el mal, poner un tratamiento eficaz y comprobar que la “enfermedad” se va superando. En casos extremos habrá que acudir a la cirugía…

¿Qué aporta el Coaching al fútbol? El Coaching aporta a la gestión de personas un papel muy valioso. Es una herramienta enormemente útil para ayudar a los miembros del equipo a ir descubriendo en donde deben poner el foco para ganar en profesionalidad, rendimiento, equilibrio… El Coach se convierte en un profesor particular que utiliza una metodología de trabajo basada en el descubrimiento. Sin duda es un recurso, que cuando se toma en serio, tiene un retorno de la inversión muy significativo.

¿Es bueno fomentar la competencia en un equipo? Puede parecer una paradoja que busquemos la eficacia grupal cuando al mismo tiempo estamos potenciando el comportamiento individual. Si se premia la aportación y valía individual ¿no estaremos poniendo en peligro el trabajo en equipo? No, al contrario. Estamos incentivando con ello que todos den lo mejor de si mismos. ¿Quien se beneficia de ello? El grupo. ¡Pero ojo a la competencia “desleal”. La practican los trepas y esta no hace equipo sino que los destroza.

¿Qué es más rentable la cantera o el fichaje millonario? Sin duda parece que lo primero es lo más aconsejable. Hay muchas razones: el coste, la integración, la experiencia, la cultura, la motivación. No hay nada más saludable en una organización que la gente pueda desarrollarse y tomar nuevas y más importantes responsabilidades. Genera compromiso, lealtad y confianza. El fichaje, en determinadas situaciones es la única solución, ya que un hueco inesperado en el organigrama y el agobio del corto plazo, pueden provocar una situación irreversible. La entrada de “nuevos aires”, a veces, es el mejor camino para estimular al talento “dormido”.

La entrevista con Ricardo Rodríguez fue más amplia. Hablamos de: liderazgo Mou o liderazgo Pep. El estilo de Vicente del Bosque. Motivación de jugadores que ya han ganado todo. La conciliación en equipos de alto rendimiento. Todo lo puedes ver en este VÍDEO

Mi abuelo era Coach

Antes de las vacaciones de verano finalicé unos de los procesos de Coaching más apasionantes que he vivido. Se trataba de un directivo de una compañía multinacional del sector energético que de forma voluntaria solicitó a la dirección de su compañía participar en un proceso de este tipo. No sabía muy bien de que se trataba, pero un amigo suyo que había tenido la experiencia se le aconsejó vivamente. Dicho y hecho. La compañía, a través de su Departamento de Recursos Humanos, le brindó la oportunidad y aceptó el coste del mismo ya que se trataba de una persona clave. (High potential)

La primera decisión fue buscar el coach. Tuve la suerte de ser el elegido. Con la máxima celeridad posible me puse en marcha. Reunión con el Director de Desarrollo de Directivos para fijar algunas “reglas del juego”. Forma de pago, confidencialidad, duración, metodología, evaluación de resultados… Todo a punto para empezar, pero faltaba lo más importante que era el encuentro con mi  coachee para conocernos. Desde el primer momento hubo mucha química y sin darnos cuenta nos pusimos de acuerdo en  la operatividad. Nos veríamos cada dos semanas, fuera de la oficina y sin ninguna interrupción. No ordenador, no teléfono móvil y con la planificación suficiente para que la sesión de Coaching fuera la actividad más importante de la semana. Sería sin duda la “cita clave”. Así lo entendió y se comprometió formalmente a cumplir este requisito. Sabía perfectamente que le iba mucho en ello y no quería perder la oportunidad.

Nuestro primer encuentro fue apasionante. Le pregunté que esperaba del proceso y de mi como coach. Del proceso, quería herramientas y metodología para descubrir que debería hacer para ser mejor profesional. Una expectativa algo genérica pero que, sin duda, nos sirvió para dar los primeros pasos. En cuanto a lo que deseaba de mi como coach, me sorprendió mucho su respuesta: espero que seas mi “abuelo”. Rápidamente me aclaró que su abuelo materno le había ayudado mucho en su infancia a explorar y descubrir caminos nuevos ya que la experiencia de su vida había sido muy rica. Desde  ese momento le llamé y le sigo llamando cariñosamente “mi nieto”.

El proceso empezó muy bien. No voy a entrar en detalles técnicos, pues no viene al caso. Si quiero extenderme en algo que ocurrió y que marcó mucho el resultado de un proceso que, como dije al principio, resultó fascinante. En la tercera sesión, me confesó que lo que le estaba afectando mucho a su día a día en el trabajo, era la situación por la que atravesaba su matrimonio. Como coach, quise evitar entrar en temas personales ya que había sido contratado para intentar descubrir áreas de mejora en el ámbito profesional. No pude, mi “nieto” me advirtió que este problema era critico y le estaba afectando en su trabajo de forma muy notoria. “Creo que me va a estallar la cabeza”, comentó en voz alta.

Ante su insistencia y viendo que realmente era un obstáculo a superar, me dispuse a afrontarlo con él. Utilicé la clásica batería de “preguntas potentes” (¡Que cursilería!) que le hicieran reflexionar sobre que estaba sucediendo en su relación matrimonial. Una, dos, muchas preguntas… A cada una de ellas me decía: ¡Caramba, Jaime! Pero me lo agradecía, ya que sus contestaciones eran sinceras, reales, profundas, coherentes, comprometidas… Empezamos a ver síntomas claros de lo que estaba pasando. Aparentemente la relación con su mujer no era mala, no había grandes discusiones, no se habían perdido las formas, sus tres hijos no percibían ningún conflicto entre sus padres. Todo parecía normal, pero no lo era. Cada vez había más distancia emocional, racional y humana.

El solito llegó a la conclusión de que en la relación con su pareja cada día había menos cariño, menos generosidad y menos respeto. Algo que era recíproco. Les ocurría a los dos. Ante esta situación lancé nuevas preguntas para que me detallara algo más la situación. Le pedí que me aclarara que significaba para él, cariño, generosidad y respeto. Me sugirió dejar las respuestas para la siguiente cita. Así lo hicimos. Fue una larga y dura jornada de trabajo. Nos tomamos una cerveza juntos y a casa…

Reanudamos el proceso y con ello retomamos las definiciones que habíamos dejado pendientes. Me dijo, aunque no lo puedo reproducir textualmente,  más o menos esto:

♥ Cariño, es esa ternura, complicidad, delicadeza, sorpresa, conectividad, atracción, admiración, dedicación… “Echo de menos, cuando llego a casa, ese beso que rezume pasión. No bailamos juntos, sintiendo la grandeza de nuestros cuerpos. No hablamos con intensidad y sinceridad. Cuando vemos la televisión, ya no nos damos nunca la mano. La mirada ya está más perdida y el lenguaje cada vez es más ácido. Encontramos pocos huecos para la intimidad. Noto que los signos externos, que tan importantes son, los estamos perdiendo…”

♥ Generosidad, es ese dar sin esperar a recibir nada a cambio. El estar siempre a disposición del otro. Es regalar tiempo ¡Que regalazo! Es escuchar más que hablar…Ceder para dar gusto al otro…Lo importante no es ser feliz sino hacer feliz… “Llevo una temporada notando que cada uno vamos a nuestra bola. No nos preocupamos de los gustos del otro. Sólo vemos nuestro punto de vista. Hace tiempo que no hacemos un viaje a solas. Nos estamos convirtiendo, inconscientemente, en unos egoístas…La rutina está empezando a entrar en nuestras vidas…”

♥ Respeto, es aceptar que somos distintos y eso es lo que debería dar riqueza a nuestra relación. Es importante potenciar los gustos del otro. A medida que un matrimonio crece, debe haber más espacios para la intimidad personal pero nunca a costa de poner en peligro la convivencia… “Ya no puedo hacer cosas que me gustaban. Para jugar al golf, con mis amigos, tengo que aguantar muy malas caras. Delante de mis hijos se me quita la autoridad. A medida que pasa el tiempo el tono de la voz se “encabrita”. Los gestos y las miradas empiezan a ser agresivas. Nos escuchamos poco…”

Hablamos largo y tendido de cómo estaba afectando a  su equilibrio personal y profesional esta situación. Para no hacer más largo el relato nos pusimos a trabajar en el plan de acción. Un plan potente, realista, difícil, con metas y objetivos muy claros. Lo hizo el solo, consciente de que se jugaba mucho. No quería perder la oportunidad. Me agradeció lo mucho que le ayudé a reflexionar y quedamos en vernos a la vuelta de vacaciones. Mi encuentro con él, hace unos días, lo contaré en otro post. Es apasionante…

Al margen de lo que sucedió en este proceso de COACHING le he pedido a María Jesús Álava Reyes, prestigiosa psicóloga, que  nos haga unos breves comentarios sobre lo que para ella es el cariño, la generosidad y el respeto. Los puedes ver en el vídeo…