Yo también quiero cambiar el sistema…

El pasado sábado, 5 de Julio, Gabriel Masfurroll publicaba en el diario económico Expansión un interesante artículo (“La gran paradoja de nuestro mundo“) en el que reflexiona sobre cuestiones a las que vengo dándole vueltas a la cabeza desde hace algún tiempo. Gabriel y yo nos conocimos hace unos años. Fuimos compañeros en el Comité de Dirección de Sanitas. Además, nos une nuestra eterna simpatía por el Barça, club en el que Gabriel ha sido miembro de la Junta Directiva. Su artículo me gustó tanto, que quiero invitarte a que lo leas. Aquí lo tienes:

“Hace años, cuando yo era un teenager, escuchaba como mis abuelos nos decían que no entendían los cambios que se producían en el mundo. El Mayo del 68 ya era historia y estábamos en la época hippy, la de la música beat y, en nuestro país, en la lucha contra la dictadura. Tanto ellos como mis padres me respetaron, y en muchos casos me apoyaron, pero lo más importante es que nos enseñaron a tratar de entender a aquellos que pensaban y actuaban de forma distinta. Había que respetar a los que respetan. Todo lo contrario respecto a los que van por la vida con la arrogancia del progresismo, destruyendo todo lo que se pone por delante y no aceptan las reglas aceptadas y aprobadas democráticamente como propias con el argumento de que son contrarias a sus principios. Quizás están en minoría y no pueden imponer sus ideas. Es una lástima, pero a esto se le llama democracia, para lo bueno y lo malo.

Hace algunas semanas asistí en Barcelona al evento anual que celebra la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Catalunya (AIJEC). Fue un evento precioso, excitante y motivador en el que pudimos comprobar cómo jóvenes de todo tipo, orígenes y circunstancias, expusieron sus proyectos. No eran niños bien, ni pijos que dirían los antisistema. Eran jóvenes que, con enorme esfuerzo, sacrificio, tenacidad y aversión al fracaso llevan años peleando por alcanzar sus propios sueños. Luchan contra el sistema, pero de forma distinta. Tienen que superar las enormes dificultades que supone crear algo desde cero. Y muchos crean empresas de enorme valor añadido. Son distintas a las de hace 50 años, a las de hace 30 años y distintas a las de hace 10 años, pero el espíritu es el mismo. Apuestan por innovar y buscar soluciones al mundo actual. Ellos crean puestos de trabajo para otros jóvenes y no tan jóvenes. Crean riqueza para su comunidad. Ellos ayudan a crear, a reformar un mundo nuevo. Son los precursores del cambio y luchadores sin fin por cambiar las reglas.

Disturbios en Sants

Reestructuración

Ese mismo día, y no muy lejos de El Born, donde se celebró el evento de AIJEC, otros jóvenes, de edades parecidas, se dedicaban en Sants a destruir todo cuanto se ponía por delante. Lo importante para algunos de estos jóvenes no era protestar, derecho legítimo si se hace de forma adecuada y con respeto, sino alterar y destruir todo. La gran paradoja es que, por desgracia, los medios de comunicación sólo dan importancia y visibilidad a los que destruyen, destrozan y protestan, y dan prácticamente nula visibilidad a los otros.

Estamos en un momento a nivel mundial en el que se avecina un cambio sociopolítico, y seguramente económico, muy importante. No se salva ningún rincón del mundo. Europa está rota políticamente hablando, y sólo nos une el euro y la aversión a otra conflagración bélica. China va a tener que afrontar años duros de cambio hacia la democracia. Varios países asiáticos están en pleno proceso de reestructuración. Latinoamérica se debate entre las dictaduras populistas y las democracias prooccidentales. África, la gran desconocida, puede ser el continente emergente de la segunda mitad del siglo XXI, pero veremos cómo afronta la colonización china. EEUU empieza a darse cuenta de que ya no es el imperio del mundo. Y en nuestro país, con la llegada de Felipe VI, todo apunta a que o nos renovamos o morimos.

Nos debatimos entre una crisis feroz que está haciendo estragos y el principio de equidad y solidaridad entre las distintas regiones que sigue sin funcionar, agravado por el “virus del Lazarillo de Tormes”; es decir, pretendemos ser muy estrictos en la aplicación de todas las normas, pero según para quienes. ¿Realmente nos creemos que el paro es del 25%? Ni de broma. ¿Y esto cómo se gestiona? ¿Es justo que la mayoría de ciudadanos debamos cumplir las normas so pena de ser penalizados y que otros pocos, pero muy ruidosos y violentos, gracias a esto, la violencia, puedan incumplir todo lo que les dé la gana sin ningún problema? ¿Qué pasaría si yo mañana, como “català emprenyat”, salgo a la calle y destrozo lo que se pone a mi alcance? ¿O si dejo de cumplir con mis deberes como ciudadano? Seguro que seré sancionado y probablemente con severidad. Pues bien, parece que hemos creado dos categorías de ciudadanos, los que cumplen y los que no. Los primeros acabarán pensando que son ingenuos. Los segundos crearán ejemplo y éste es fácil de imitar, pues además sus acciones son divulgadas en todos los medios. Si actúan con respeto, serán escuchados, si no, deberán ser castigados.”

Me siento totalmente identificado con la reflexión de Gabi (nombre familiar). No me alineo con ningún “anti”. Estoy convencido de que en nuestra actual sociedad hay que cambiar muchísimas cosas, pero nunca con la violencia, porque ésta solo genera más violencia, odio, revancha… y quién sabe si algo más… Yo también quiero cambiar el sistema… pero desde la ley, el orden, la democracia, el entendimiento.

Sensaciones del Verano 2013

Este verano 2013, ha sido denso en acontecimientos. Es difícil referirse a todos ellos. Algunos me han dejado sensaciones inquietantes. Otros de esperanza. La mayoría de desconcierto. Déjame compartir contigo algunos:

♦ El terrorífico accidente del Alvia en Santiago de Compostela, ha puesto de manifiesto varias evidencias. 1.- La enorme generosidad de mucha gente que se ofreció a colaborar de forma desinteresada. 2.- España entera conmovida y dispuesta a ayudar de todas las maneras posibles. 3.- La cara fea de la desgracia, al intentar sacar partido político. 4.- La ignorancia de muchos, incluidos unos cuantos medios y periodistas, al hablar de seguridad ferroviaria como si fueran unos expertos ingenieros.

♦ Lo sucedido en Siria es una muestra más de lo que es capaz de hacer el hombre. El uso de las armas químicas marca una frontera que no puede ser tolerada, no solamente porque el uso de tales armas está prohibido, sino porque representan un precedente que ningún gobierno civilizado puede admitir. Da verdadera pena ver el sufrimiento que están soportando los sirios. Hasta ahora lo único que se ha podido demostrar es que a través de la violencia no hay solución, ni siquiera para el régimen de Al Assad. La guerra provoca más guerra.

♦ La Jornada Mundial de la Juventud de Brasil, ha podido mostrar al mundo entero, que hay una juventud muy sana, alegre, comprometida y dispuesta a cambiar la historia. El Papa Francisco ha sido el único líder internacional capaz de reunir a más de tres millones de personas en un encuentro. Su liderazgo es incuestionable, indiscutible e imparable. Copacabana fue algo más que una playa.

♦ Los acontecimientos de Egipto ponen en cuarentena a la “democracia”. ¿Quién tiene la razón? ¿Mohamed Morsi o los detractores? Yo no lo sé, pero lo que es evidente es que no se están utilizando métodos limpios y que el golpe de estado nunca debe ser la solución. El gobierno de los generales, que tomó el poder “al asalto”, aseguró que se enfrentaba a un complot terrorista, con lo que no ahorró medios ni violencia para enfrentarse a los islamistas. La violencia genera más violencia.

La natalidad, en caída libre, se vuelve a desplomar por cuarto año consecutivo. En 2012 nacieron en España 453.637 niños, un 3,9% menos que en 2011. Por primera vez desde 2001, el saldo entre nacimientos y defunciones se sitúa por debajo de 50.000. La situación es más que delicada. Puede ser un dato coyuntural, porque si fuera el inicio de una tendencia sería muy preocupante. Lo único positivo es que el número de matrimonios creció un 3,4% con respecto al año anterior. ¿Quien pagara las pensiones del futuro?

BLOG3-001

♦ Los toreros son de otra casta, eso no lo duda nadie. El caso de Morante de la Puebla, es el último episodio de lo que puede hacer la pasión o el dinero. Increíble. Su parte facultativo era: “cornada en el tercio medio cara interna del muslo izquierdo con tres trayectorias: la primera ascendente que diseca el fémur en la cara anterior asta trocante mayor de unos 30 centímetros; otra ascendente hacia arriba y hacia adentro hasta la región inguinal de 15 centímetros; y la tercera ascendente y hacia afuera y hasta la línea del fémur de otros 20 centímetros. Rotura de vasos perforantes con intenso sangrado”. Pues bien, tan solo treinta días después reapareció en los ruedos. ¿A que parece imposible? Pues es la realidad. Son gente diferente.

♦ Que falta mucha humanidad en la sociedad actual, es más que evidente. No es necesario pensar solo en las guerras que siguen vivas en el mundo. No, no hay que irse tan lejos. En el Hospital La Paz, de Madrid, un grupo de personas movidas por no se sabe que motivos, pidieron el desalojo de una accidentada que, en estado grave, se encontraba en la UCI. Actos como este, demuestran el nivel moral que se vive en algunos sectores de la sociedad, afortunadamente minoritarios.

Nunca hay que rendirse. Los grandes retos nunca han entendido de edades, ni de huesos calcificados. La estadounidense Diana Nyad, de 64 años de edad, ha logrado cruzar a nado el estrecho de Florida, que separa Cuba de Estados Unidos, y convertirse en la primera persona en atravesar los 166 kilómetros sin una jaula de protección contra los tiburones. Tras cinco intentos, la sexagenaria consiguió cumplir su sueño que mantenía desde hace 35 años. Es un grandisimo ejemplo, de que los sueños se pueden hacer realidad, a pesar de la edad, cuando hay voluntad, decisión, trabajo, sacrificio, confianza en uno mismo, valentía y espiritu de superación. ¡Chapeau, Diana!

♦ Necesitamos crear empleo, pero el abuso que se está haciendo de la figura del “becario” es exagerado. Miles de jóvenes haciendo el trabajo que los “fijos” no quieren hacer. La frase más oída, es: “que lo haga el puto becario”. Hace unos días murió en la City de Londres Moritz Erhardt, un estudiante de 21 años de origen alemán que trabajaba como becario en Bank of America Merryll Lynchen Londres. Fue encontrado muerto en su habitación después de trabajar sin descanso durante 72 horas, según el diario británico «The Independent». Al joven, de intercambio en la Universidad de Michigan, le faltaba sólo una semana para finalizar sus prácticas de verano. ¿A que da para pensar?

Todas estas noticias y alguna otra más, me han hecho reflexionar sobre muchas de las paradojas y enigmas de un mundo que vuela a una velocidad de vértigo y que a veces es muy difícil entender.

Ocho preguntas sobre liderazgo

José Luis Calvo Azpeitia, socio director del Instituto de Liderazgo, es un experto en desarrollo directivo. Este es el motivo por el que me he sentado con el y hemos hablado largo y tendido sobre como ve y entiende el el liderazgo. La conversación ha sido extensa y rica en matices pero en la Videoentrevista he tenido que hacer un resumen de sus intervenciones para ajustarme al tiempo.

Para ser un buen líder ¿hay que olvidarse de si mismo?

No. Es al revés. Para ser un buen líder hay que ser uno mismo. De lo contrario cuesta mucho más desarrollar un buen liderazgo. En la medida que tengo que gestionar un equipo grande  debo desprenderme de mi mismo, pero esto no significa que deje de ser la persona que soy con mis habilidades, capacidades y limitaciones sino que el foco estará en los demás.

El liderazgo ¿exige un esfuerzo?

El liderazgo no es otra cosa que generar dirección, alineamiento y compromiso y como es lógico esto demanda un gran esfuerzo personal, colectivo, del entorno. Al fin y al cabo todo se  traduce en conductas y esto siempre conlleva responsabilidad, asunción de riesgos, negociación… por eso “liderazgo sin esfuerzo no es posible“.

Ser un buen padre de familia ¿garantiza ser un buen líder en una organización?

Ser un buen padre, es uno de los procesos más difíciles y complicados del liderazgo que uno tiene en la vida, porque trabajas con tus hijos y estos te persiguen siempre. Lo que tú haces bien o mal en casa tiene una gran repercusión. Hay que enseñarles la forma que uno tiene de ver la vida al tiempo que es necesario  respetar su libertad para que ellos opten por su propia forma de ver las cosas. Sin duda es de las cosas más complejas. Es difícil que alguien que sea un mal padre pueda ser un buen directivo.

La democracia ¿genera líderes?

Utilizamos, con frecuencia, vocablos que son engañosos. Con facilidad decimos: líder de la oposición, líder del partido… y sin embargo en muchísimos casos no existe tal liderazgo. No es la democracia la que crea líderes sino más bien el sistema de partidos, ya que estos generan cabezas visibles que son los que hacen de portavoces a la hora de transmitir a la sociedad un programa o proyecto. En realidad hacen falta menos líderes y más liderazgo, porque es eso lo que democracia demanda.

El corto plazo ¿condiciona el estilo de liderazgo?

No lo condiciona, pero exige otro tipo de liderazgo más ejecutivo, más consensuador, más técnico. El corto plazo requiere respuestas menos creativas, hay que ir a lo inmediato y casi a lo ya conocido. Un poco más de lo mismo pero con urgencia. El largo plazo conlleva más dosis de  riesgo porque exige poner de acuerdo a más gente.

¿Es posible liderar una organización sin liderarse a si mismo?

El que a nivel personal no es capaz de dirigirse, alinearse y comprometerse así mismo es difícil que lo haga en una organización. En cualquier programa de desarrollo directivo lo primero que se debe trabajar es el liderazgo personal, porque el liderazgo va de dentro hacia afuera y no al revés como tradicionalmente se pensaba.

¿Quién soy yo?

Es una pregunta fácil con una respuesta difícil. Uno nunca se mira así mismo, son los demás los que le ven, observan, tienen percepciones sobre mí… Paradójicamente soy el único que no se ve así mismo. Es fácil tener una imagen de quien creo que soy yo, fácil si uno se dedica a ello e invertimos tiempo. Una de las carencias sociales es lo poco que pensamos sobre nosotros mismos. ¿Quién soy yo? La respuesta que doy es la mía, mi imagen, pero tal vez no es la que los demás ven. Lo más importante es tratar de averiguar como me ven los demás para intentar cambiar en aquellas cosas en las que deba hacerlo.

Un huelga más…

Hace unas horas, los líderes sindicales de las dos centrales con mayor representación, han anunciado que el próximo viernes, día 29 de marzo, habrá una huelga general más… Si, otra más, como si  las huelgas generales solucionaran por si solas las crisis económicas. Justo estaba viendo las noticias, y la intervención de Cándido y Toxo,  por Antena3 y una de mis nietas, que tiene siete años, como sin venir a cuento, me preguntaba: abuelo ¿Qué es la democracia? La  cabeza me jugó una mala pasada y le conteste que no sabía. ¿Cómo es posible que solo tres meses después de ganar una elecciones, por mayoría absoluta y rotunda, unos sindicatos y el partido de la oposición puedan ir contra una decisión aprobada mayoritariamente en el Parlamento? Esto no se lo podía explicar a mi nieta porque no lo entendería. La verdad, es que yo tampoco lo entiendo. El lema de la cita no puede ser más engañoso: “Quieren acabar con los derechos laborales y sociales. Con todo”. Dicen que es una decisión difícil pero inevitable desde el punto de vista democrático y constitucional. ¿Desde el punto de vista democrático? ¿Decisión difícil? ¿Inevitable?  Constitucional, si lo es.

El partido de la oposición, ya lo dijo su secretario general, irá con su oveja (cada oveja con su pareja. El PSOE con Cándido, el PP con Rouco). Y yo seguía preguntándome ¿pero, es que no es el principal responsable de la caótica situación en la que nos encontramos? Pero si negaron la crisis desde el primer momento ¿Pero como se puede ser tan irresponsable? ¿Es posible apoyar institucionalmente una huelga que va a dejar la imagen de España por los suelos? Estoy convencido que los partidos no quieren el interés general sino el interés partidista. Ya lo dijo muy gráficamente Bernard Shaw “Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo… y por los mismos motivos”

El derecho de huelga está reconocido en nuestro máximo ordenamiento jurídico y no tengo nada que oponer a esta convocatoria desde el punto de vista legal. Pero si me permito discrepar de la conveniencia de la misma porque, en mi opinión, va en contra de lo expresado en las urnas el pasado 20N; pone en peligro la creación de empleo; genera una imagen nefasta, justo en el momento en que necesitamos  más credibilidad fuera de nuestro país; no se deja tiempo para comprobar si esta reforma laboral va por el buen camino; como todas las huelgas, tendrá un seguimiento basado en el miedo, la coacción y la fuerza (física) de los mal llamados “piquetes informativos”; nos pondrá ante nuestros socios europeos a la altura del betún; y lo que es más grave, un día entero sin producción y metiéndonos más de lleno en lo profundo de la cloaca… ¿Creen Cándido & Toxo que los cinco millones de parados confían en ellos como los salvadores de la patria? No seamos incrédulos, aquí funciona la ideología, la demagogia, el miedo, la mentira, pero nunca el interés de los más afectados  por esta terrible situación económica y social.

Y sigo preguntándome cosas a las que no encuentro respuestas ¿Es que no  son los empresarios los que crean empleo? ¿Es esta la mejor forma de ayudarles? ¿Es que los empresarios son los enemigos de los trabajadores? ¿Tiene los empresarios interés en crear empleo o destruirlo? ¿Cuál es el mejor síntoma de que un empresario va bien? Cuando crea empleo, para esto está llamado por vocación. Crear empleo y generar riqueza, ese es el objetivo de los emprendedores que arriesgan sus ahorros, su tiempo, sus preocupaciones. El trabajador (TODOS somos trabajadores) debe ser recompensado según los beneficios de su empresa. Si no damos confianza al empresariado será imposible salir del agujero en el que nos encontramos.

Por ultimo, me gustaría que alguien, mejor si es sindicalista o político, me dijera, con la mano en el corazón, si el Gobierno de España no es el primer interesado en que las cosas se hagan bien y todos juntos podamos salir de una situación que empieza a ser insostenible. ¿Se puede pensar  seriamente que el Presidente del Gobierno quiere acabar con los derechos laborales y sociales. Con todo?  ¿Puede haber alguna persona, de buena voluntad,  que piense que esta Reforma Laboral se ha hecho para fastidiar a la clase obrera? Ya sé que hay muchos mal pensados, pero estos son los que nunca nos sacaran de una crisis. Los agoreros que se vayan…

Ver VÍDEO: 29M: No queda otra salida que la huelga general