Yo sobreviví a un ERE…

Cuando compartes el tiempo con gente que te ayuda a pensar, las ideas fluyen de manera natural. Regresaba en el Alaria desde Murcia, donde había impartido una sesión de trabajo a cuarenta directivos en el Foro Empresarial de la Región de Murcia. Ya sabes, el tren es muy cómodo… pero cuando llevas un tiempo sentado necesitas estirar las piernas.

Salí a la plataforma, donde teóricamente tienen que ir los “adictos al teléfono móvil” ¡Que molestos son!, y me encontré con Juan, un joven que estaba tomándose un bocadillo. Entablamos conversación. Después de contarnos mutuamente lo que hacíamos cada uno, me explicó que acababa de sobrevivir a un ERE. A pesar de haberse “salvado”, no estaba contento ¿cómo iba a estarlo? Un buen número de compañeros se habían quedado sin trabajo y la mayoría de ellos sin expectativas de volver a encontrar otro. Además, el ambiente en su empresa no podía ser peor.

EmprendimientoSe habla mucho de emprendimiento, me decía Juan, pero seamos realistas ¿es tan fácil hacerse emprendedor, como dicen? Vivimos un momento muy incierto, confuso y sin ideas. Caminamos, pero ¿hacia dónde? Todo el mundo dice, que si te haces autónomo, tendrás muchas posibilidades de sobrevivir, pero la realidad es que conozco a varios que lo están intentando y mueren en el intento. Aun teniendo buenas ideas, no son capaces de vender. La mayoría de los potenciales clientes, tienen la misma respuesta: “buen producto, me gusta” pero… ahora no podemos gastar. Ya sabes, la crisis…

Mira, me seguía diciendo Juan, ahora en mi empresa nadie entiende para que tenemos Departamento de Recursos Humanos. No hay selección, porque la plantilla está congelada. Los salarios no se tocan, ya que tenemos que seguir siendo competitivos. La formación brilla por su ausencia por falta de presupuesto. La comunicación es escasa, irrelevante y poco creíble. Además, a los que hemos tenido la suerte de sobrevivir al naufragio, nos toca trabajar el doble. Tenemos qué hacer nuestra tarea, más las tareas de los que ya no están y encima  hay que crecer un diez por ciento ¿no te parece todo como surrealista?

Entendí perfectamente el estado de ánimo de mi compañero de viaje. Las cosas no están para demasiadas alegrías, ni filosofías, pero debía enviarle algún mensaje positivo para ver sí le subía un poco la adrenalina  El lunes, estaba a la vuelta de la esquina y no podía seguir con la moral, el ánimo, el espíritu por los suelos. Le pregunté ¿Juan, no ves nada que te pueda dar una mínima señal de esperanza? Y es aquí donde empezamos, entre los dos, a generar algunas pequeñas ideas que nos permitieron ver el panorama de forma más constructiva. He aquí cinco de nuestras reflexiones:

Superviviente♦ Puesto que soy “superviviente”, sería bueno que fuera uno de esos impulsores que toda organización necesita en horas bajas. ¿Para qué hablar de lo malo, si la historia es irreversible? ¿Qué conseguimos sintiéndonos víctimas? Tal vez lo más recomendable seria cortar por lo sano macutazos inútiles,  que no conducen a nada y que solo sirven para enrabietar más a la gente. El pesimismo contagioso es una epidemia muy peligrosa. Las empresas están llenas de gente con “virus”.

♦ Otra buena cosa, le sugerí a Juan, sería que, la proactividad fuera el “santo y seña” de esta nueva etapa que nos está tocando vivir. Si no hay comunicación por parte de la dirección de la compañía, vamos a intentar que exista por la nuestra. Piensa que hay cientos de respuestas para preguntas que nunca se han hecho. Preguntar es muy sano, da pie a cambiar la comunicación por la conversación. Y cuando esto ocurre, empieza a surgir de forma muy espontanea una relación personal que siempre da buenos frutos.

♦ Hacerle ver a la gente que la “globalización” y las nuevas tecnologías son fantásticas, pero que también tienen sus servidumbres. Ambas nos han generado una nueva forma de vivir que exigen un cambio en la manera de pensar y ver el mundo. La incertidumbre se ha convertido en nuestra compañera de viaje. De un viaje largo, muy largo… Por eso, es hora de dar el salto y asumir que ya nunca las cosas van a ser iguales. Si no lo ves así, es que no vives la realidad.

Dinero-congelado3♦ Trabajar sin formación o con salario congelado, es muy poco atractivo. Ya lo sé. Por eso,  es el momento de buscar alternativas a esa motivación que te falta. ¿Te has parado a pensar, que puedes hacer por ti mismo? Si no buscas el ideal de tu vida ¿quién lo va a hacer por ti? Ha llegado el momento de plantarse, de romper con la autocomplacencia. Es la hora buscar la dualidad “trabajo-disfrute”, la oportunidad de crecer en aquello que te ilusiona. ¿Cuál es tu sueño? ¿Qué te impide alcanzarlo? ¿Qué necesitas? Ponerte en marcha, no significa dejar tu trabajo actual, pero si explorar en paralelo otras alternativas que te permitan encontrar lo que realmente buscas.

♦ Por ultimo hablamos sobre el compromiso, la implicación, el “sentir los colores”. Aquí sí que le di mi opinión con toda claridad y rotundidad. Tú no trabajas, le dije, “en” la empresa X, sino que lo haces “para” la empresa X. La diferencia es sustancial. Si tu empresa no es capaz de generar confianza ¿porque te va a pedir, a cambio, compromiso? Hay que ser muy buen profesional, si se puede el mejor, pero dejándose de falsos “tabúes” y paternalismos. Desconfía de esas empresas que tienen a gala la fidelización del “talento”. Aun peor, de esas otras que hablan de “retención”. No hay que retener a nadie. La libertad es un don maravilloso.

Bueno como ves, un viaje en tren da para muchas reflexiones y sobre todo para hacer amigos. He quedado con Juan la próxima semana para seguir nuestra conversación, con el propósito de profundizar en esas cosas que pueden ser útiles para un “superviviente de ERE”. Si sacamos más conclusiones, te las contaremos.

CARISMA Complex

Hay ocasiones en la vida que son únicas. El pasado diez de octubre de 2011 participé como ponente en una de las sesiones de Pink Slip Party y con ese motivo tuve la suerte de conocer a un personaje que me impactó. Se llama Rubén Turienzo y, a sus 34 años ya va por su séptimo libro. Después de hablar con el, me percaté que era un tipo creativo, abierto, entusiasta, comunicativo y sobre todo muy trabajador. Hoy en GarAje a la hora de hacer esta videoentrevista me lo ha confirmado plenamente.

Licenciado en Historia del Arte, ha preferido hacer arte no con la historia sino con la vida misma. Después de finalizar su carrera se metió en el mundo de lo que hoy llamamos “emprendimiento” donde tuvo oportunidad de conocer lo que es una aventura profesional y también de experimentar las “cornadas” que son inevitables cuando se juega con el riesgo.

El reconoce que al principio estaba un poco despistado y cuando uno no sabe a donde dirigirse, cualquier camino sirve.  Pero un día encontró en ese camino a una persona que fue para el como una brújula que le centró y le ayudó a descubrir lo que él no fue capaz de ver.

Desde ese instante todo empezó a ser diferente. Hizo un master en Coaching y allí se percató de lo mucho que se puede hacer por las personas. Esto le abrió las puertas para desarrollar algunos proyectos en empresas tan importantes como Mapfre, Disney, CAM, Zurich, Peugeot, ExpoZaragoza… A pesar de todo, al trabajar continuamente con la gestión emocional, se dio cuenta de que necesitaba complementar su formación y decidió estudiar un Máster en Psicología, que gracias a su perseverancia e implicación y a la creación de varios programas formativos y de desarrollo del talento, le permitió comenzar a dar clase en escuelas de negocios como ESADE, EUDE, San Pablo CEU, en la Universidad Camilo José Cela o la Autónoma de Madrid y Santo Domingo y en lugares tan importantes y enriquecedores para su experiencia vital como la Fundación Jaime Vera o la International Happiness Institute.

Para el, un libro es algo maravilloso, un viaje fantástico que a veces ha recorrido sólo y otras, según dice el mismo, ha tenido la suerte de compartir con personas maravillosas que le han aportado su profesionalidad y experiencia. Sus libros cuentan historias divertidas, emocionantes que se dan la mano con herramientas prácticas para la gestión del liderazgo, el trabajo en equipo y la influencia social.

Su último lanzamiento, que se presentará el próximo día 26 de Enero en la Sala Orange Café de Madrid, lleva por titulo CARISMA Complex, donde desarrolla lo que el llama “Método Simple”. Este método contiene seis principios activos que componen la fórmula mejor guardada de la historia del carisma y, que son: seducción, influencia, motivación, persuasión, liderazgo y estimulación.

Es una medicina que contiene 125 dosis o píldoras que debes suministrar según el folleto explicativo. Espero que a todos los que nos hagamos con el libro, el tratamiento nos haga alcanzar mayor carisma.