Las marcas dejan la “Telebasura”

A lo largo de los últimos días, ha levantado una enorme expectación el constante degoteo de anunciantes que han decidido retirar sus inserciones publicitarias del popular y polémico programa de Telecinco ‘La Noria’. El motivo ha sido el enorme seguimiento de la propuesta que el periodista madrileño Pablo Herreros (@PabloHerreros en Twitter), en la que pedía a las marcas que retirasen su publicidad del controvertido programa a raíz de la entrevista realizada el pasado sábado 29 de octubre a Rosalía García, madre de ‘El Cuco’, uno de los implicados en la muerte de Marta del Castillo, y por la que cobró una cifra entre 7.000 y 10.000 euros.

Tras los primeros abandonos de Campofrío el popular Jordi González, presentador del programa, arremetió a través de Twitter (@jordiGlez) denunciando la maniobra de las marcas como “una campaña de imagen que les sale gratis”. Esto, lejos de apaciguar los ánimos, recrudeció las críticas, de modo que nombres tan potentes como Nestlé, El Corte Inglés, L’Oréal, el Grupo Lactalis (Puleva y Président), Bayer, Milner, Panrico, Vitaldent, Wilkinson, WC Net, Paramount y Pronto han decidido apartarse del ojo del huracán y retirar la presencia de sus marcas en el programa.

Por primera vez el espacio se emitió el 19 de noviembre sin ninguna publicidad más allá de autopromociones de la cadena, lo que constituye un hecho histórico tanto para el programa como para Telecinco, y a las apariciones de la vidente Esperanza Gracia, quien se hizo con los tres únicos espacios a lo largo de las cuatro horas y media de programa. No cuesta mucho hacerse una idea del impacto económico de estos hechos, que poden en entredicho la misma continuidad del programa.

Sinceramente, creo que resulta lamentable que Jordi González arremetiera contra los anunciantes por no querer que su imagen se vea comprometida con según qué contenidos, y más aún cuando lo ha hecho escuchando la demanda de una gran cantidad de consumidores, que al fin y al cabo son su público objetivo. Por supuesto que las marcas han hecho una campaña de imagen, especialmente dirigida a preservarla tras el rechazo de los consumidores.

Pero la demagogia de la que hace gala el periodista no tiene desperdicio, porque yo me pregunto: ¿cuál era el objetivo de invitar a la madre de uno de los acusados? ¿Aportar información relevante? ¿Informar? ¿O más bien crear expectación y alimentar el morbo para conseguir mayor audiencia? En todo caso, el dato de audiencia es revelador: cerca de 2 millones de espectadores, uno de los mejores registros del programa, por lo que me pregunto quién se ha hecho mejor publicidad con toda la polvareda originada por el asunto. Y el argumento de que la entrevistada ya había aparecido en otros programas me parece, aparte de irrelevante, un tanto pueril.

No obstante, concedamos un segundo a la reflexión sobre la responsabilidad de cada uno. La argumentación de los anunciantes me parece hipócrita cuando dicen que eran desconocedores del contenido del programa, y que lo han hecho después de las peticiones de los consumidores: las redes ya iban llenas con el tema muchos días antes, por lo que lo verdaderamente loable hubiese sido retirar la publicidad antes de la emisión del programa, y no después. Pero claro, renunciar a semejante share no es una decisión fácil, cuando además las parrillas están llenas de espacios como ‘La Noria’ que, mal que me pese, concentran unas audiencias terribles antes sus televisores, y al fin y al cabo constituyen el principal vehículo de contacto con su público objetivo, el consumidor. De momento, Telecinco ha anunciado que cancela dos de sus formatos más polémicos, Enemigos íntimos’ y ‘Resistiré, ¿vale?’; por otra parte, la cadena ha decidido suavizar los contenidos de sus programas, haciéndolos más ‘blancos’ y orientando los audiovisuales hacia un tratamiento humorístico.

En mi opinión, en la estrategia publicitaria deberían incluirse aspectos de corte ético y estilístico antes de acceder a ningún patrocinio, y no hay excusa que valga. Una buena muestra de ello sería que retirasen sus anuncios de otros espacios similares como ‘Sálvame’, que me produce absoluta perplejidad ante el tipo de contenidos que emite en horario protegido: ¿lo van a hacer en este programa también? En todo caso, creo que debemos mantener una actitud crítica y no dejarnos llevar por el aplauso fácil ante medidas como las que hemos visto. Y por encima de todo, tener muy presente un factor que ha sido el que menos líneas ha generado: el del lucro y el espectáculo más perverso con el dolor de unos padres ante el brutal asesinato de su hija. ¿Acaso esto entiende de shares e inversiones? Espero que, tras todo lo visto en torno a este escabroso asunto, la respuesta sea que no.

Vía www.brandstegy.com

¿Por qué ven los españoles la telebasura?