Falsos gurús

guruCada día aparecen “nuevos gurús” que poseídos del síndrome del poder y la fama, creen que por haber pasado por una organización prestigiosa ya se siente capacitados para enseñar lo que no fueron capaces de hacer mientras dirigían esas empresas. Son falsos líderes que nunca pudieron aplicar lo que ahora quieren recomendar a otros. Mark Albion, decía que “un día me di cuenta de que el problema de competir en una carrera de ratas es que, aunque la ganes, eres una maldita rata”. Los que llegaron a la meta, en esa carrera, ahora se atreven a predicar. Pero, ¿predicar de qué? El otro día cayó en mis manos la oferta, de consultoría  de uno de estos “falsos gurús” muy conocido por su autobombo y su particular marketing personal. Ofrecía estos servicios:

Gestión del Tiempo, de un tiempo que nunca supo gestionar. A sus directivos, cuando llegaba la jornada de verano, les amenazaba si se iban pronto a casa. ¿Eso es dejar que la gente gestione su tiempo, con responsabilidad y autonomía? Curiosamente en el Plan de Formación de la compañía, que el dirigía, había siempre un curso de “Time Management”, pero luego el manejaba la jornada de los demás a su capricho.

Gestión de personas, de unas personas a las que nunca miraba a la cara y con las que no hablaba. Todo eran pequeñas notitas en un papel. Los que han trabajado con el, cuentan que jamas les hizo una evaluación del desempeño. Era incapaz. Su despacho era como un claustro de monjes, la soledad más absoluta. De vez en cuando organizaba un desayuno de “trabajo” en el que, generalmente, se respiraba un ambiente frío, distante, formal, que no servia para nada, pero lo aprovechaba para vender fuera sus grandes dotes de “comunicador”…

Liderazgo, esto ya sí que es para echarse a reír. Patentó, según cuentan, un estilo de liderazgo que algunos han denominado “Gestión por el Conflicto”. Le encantaba que sus directivos se pegasen entre ellos para él sacar el máximo provecho de la pelea. Imposible intentar que su equipo fuera un grupo de amigos con un objetivo común y dispuestos a asumir las decisiones como propias.

Comunicación, palabra talismán que muchos utilizan para ocultar sus debilidades. ¿Cómo se puede comunicar sin salir del despacho? Algunos confunden información con comunicación. Para comunicar hay que ser cercano, sencillo, coherente, empático y sobre todo sincero… Lo demás es para la galería.

Gestión de crisis, ese es otro de los servicios que ofrece. Pero ¿se puede gestionar la crisis sin saber lo que es una crisis? O aun peor, ¿se puede trabajar la crisis cuando tú eres el que la causas?

Personajes de este perfil existen más  de lo que seria deseable. Dios nos libre de caer en manos de tan sabios “gurús”. Son la perdición de las organizaciones. Solo piensan en ellos, en el corto plazo, en su bonus y en la posibilidad de hacerse con un puesto en un Consejo de Administración de alguna compañía que se ve obligada a devolver favores por servicios prestados. Estos “falsos gurús” son los que ayudan a dar contenido a un programa de “Ética de los Negocios” de los que se imparten en las Escuelas de Negocio….

Comentarios

  1. dice

    Jaime no puedo estar más de acuerdo con el contenido de tu post, y lamentablemente creo que se podría extender tu reflexión a los “falsos directivos”, “falsos jefes” y como no a “falsos profesionales” con el mismo argumento que utilizas, gente que supuestamente hace gala de sus competencias y habilidades pero que en realidad sólo son marketing.
    Un saludo!

  2. luis dice

    Es muy cierto lo que indicas.
    En la organizacion que trabajaba, siempre existia la politica de cambio y uno de los Gurus, llego con una dizque filosofia de cambio que hasta donde entendia era el plagio a otros modelos, pero con un poco mas de complejidad.
    Era como hacer participar a varios de distintas areas para enfrentar problemas, pero no analizaba lo esencial que es el tema cultural de las personas. La afinidad era un tema ausente para poder intentar hacer sinergias.

  3. jose antonio martin dice

    Muy buen comentario Jaime, que comparto. Y agrava la situación, que estos “gurus” son ajenos a la incoherencia en la que viven. Se creen sus “méritos”. Esa sensación de vacío que en el fondo tienen, la esconden con vanidad, y desde ahí , se produce el autoengaño en el que viven. Sin embargo ese vacío nunca se termina de llenar ( la vanidad no tiene límites), a no ser que empieces a salir de tu engaño, reconocer tus errores, … Y para esto hace falta un componente escaso y poco valorado : la humildad. Por favor Reyes Magos y Papá Noel , traed toneladas de humildad. ¡Que magnífico regalo de Reyes.!

  4. dice

    Hace poco leí un tuit en que denominaba “Gurupollas” a este perfil de expertos que ahora tanto abunda en 2.0landia …. Y si.. la verdad es que de todo se encuentra uno.
    Pero claro, siempre me pregunto y me avergüenzo si no pensarán lo mismo de uno ahora que nos dedicamos al noble y siempre divertido arte de decir lo que hay que hacer desde la barrera sin enfangarnos en el barro del día a día de sacar un negocio adelante.
    Somos como los malos futbolistas que, también, son malos entrenadores.
    Un saludo!

Trackbacks

Deja un comentario