Ideas puestas en Acción

María Luisa Moreno Cobián, es de esas mujeres que no se les pone nada por delante. Primero fue su libro “Películas, buenos consejos y cómo encontré trabajo” y ahora se lanza a la aventura empresarial, y funda “The Job Academy”. Para que conozcáis un poco mejor de que va la cosa, os dejo con ella…

 

Hoy precisamente escribe en su BLOG algunas recomendaciones para elaborar un CV con profesionalidad: “No busques trabajo: véndelo. Siete pasos clave

Primero: Debes tener FE en tu producto. Conócelo, compréndelo e identifica bien sus puntos fuertes -lo que tu producto puede conseguir o cómo puede beneficiar a otros-.

Segundo: Debes ser honesto y trabajar duro; ser humilde para aprender lo que te falta y fuerte para aguantar las embestidas. Hay que perseverar. Y ser consciente que la reputación que te crees será lo que te permita llegar a tu cliente, por tanto: no descuides tus movimientos ni bajes la guardia.

Tercero: Debes conocer a tu cliente y entender las reglas del juego. Si no sabes qué necesita, no podrás argumentarle qué beneficios le reporta tu producto. Métete en su pellejo, imagínate que eres él: ¿qué necesita? ¿Qué busca? ¿Cómo le vendo mejor el producto?

Cuarto: Debes mostrar tu producto. El cliente compra lo que puede ver, sopesar, comprobar, comparar. Busca tu escaparate, encuentra por dónde “pasea” o “va de compras” tu cliente e instálate ahí (virtualmente). Que te encuentre fácilmente.

Quinto: Debes conseguir que mucha gente conozca tu producto. Que sepan qué es, qué logra y qué potencial tiene, para poder recomendarlo a otros. Haz muchos contactos. Contactos efectivos, no de los de quita y pon. Contactos con los que vas practicando tu venta, con los que vas abriendo oportunidades. Contactos que transmitirán tu reputación.

Sexto: Debes ser capaz de cerrar la venta. Tienes que mostrar esa fe en tu producto, tienes que mostrar tu energía, tu interés, tu ilusión. Aprende a argumentar, a salvar objeciones. Aprende a preguntar y a escuchar. Aprende a negociar.

Séptimo: Si no cierras esa venta, debes aprender a no tomártelo como algo personal. Recupera la ilusión, saca al menos un punto de aprendizaje y piensa que el próximo cliente puede ser el que te compre.

Ah! y el producto que vendes, por si aún no lo habías visto claro, es TU TRABAJO.

Deja un comentario