Un huelga más…

Hace unas horas, los líderes sindicales de las dos centrales con mayor representación, han anunciado que el próximo viernes, día 29 de marzo, habrá una huelga general más… Si, otra más, como si  las huelgas generales solucionaran por si solas las crisis económicas. Justo estaba viendo las noticias, y la intervención de Cándido y Toxo,  por Antena3 y una de mis nietas, que tiene siete años, como sin venir a cuento, me preguntaba: abuelo ¿Qué es la democracia? La  cabeza me jugó una mala pasada y le conteste que no sabía. ¿Cómo es posible que solo tres meses después de ganar una elecciones, por mayoría absoluta y rotunda, unos sindicatos y el partido de la oposición puedan ir contra una decisión aprobada mayoritariamente en el Parlamento? Esto no se lo podía explicar a mi nieta porque no lo entendería. La verdad, es que yo tampoco lo entiendo. El lema de la cita no puede ser más engañoso: “Quieren acabar con los derechos laborales y sociales. Con todo”. Dicen que es una decisión difícil pero inevitable desde el punto de vista democrático y constitucional. ¿Desde el punto de vista democrático? ¿Decisión difícil? ¿Inevitable?  Constitucional, si lo es.

El partido de la oposición, ya lo dijo su secretario general, irá con su oveja (cada oveja con su pareja. El PSOE con Cándido, el PP con Rouco). Y yo seguía preguntándome ¿pero, es que no es el principal responsable de la caótica situación en la que nos encontramos? Pero si negaron la crisis desde el primer momento ¿Pero como se puede ser tan irresponsable? ¿Es posible apoyar institucionalmente una huelga que va a dejar la imagen de España por los suelos? Estoy convencido que los partidos no quieren el interés general sino el interés partidista. Ya lo dijo muy gráficamente Bernard Shaw “Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo… y por los mismos motivos”

El derecho de huelga está reconocido en nuestro máximo ordenamiento jurídico y no tengo nada que oponer a esta convocatoria desde el punto de vista legal. Pero si me permito discrepar de la conveniencia de la misma porque, en mi opinión, va en contra de lo expresado en las urnas el pasado 20N; pone en peligro la creación de empleo; genera una imagen nefasta, justo en el momento en que necesitamos  más credibilidad fuera de nuestro país; no se deja tiempo para comprobar si esta reforma laboral va por el buen camino; como todas las huelgas, tendrá un seguimiento basado en el miedo, la coacción y la fuerza (física) de los mal llamados “piquetes informativos”; nos pondrá ante nuestros socios europeos a la altura del betún; y lo que es más grave, un día entero sin producción y metiéndonos más de lleno en lo profundo de la cloaca… ¿Creen Cándido & Toxo que los cinco millones de parados confían en ellos como los salvadores de la patria? No seamos incrédulos, aquí funciona la ideología, la demagogia, el miedo, la mentira, pero nunca el interés de los más afectados  por esta terrible situación económica y social.

Y sigo preguntándome cosas a las que no encuentro respuestas ¿Es que no  son los empresarios los que crean empleo? ¿Es esta la mejor forma de ayudarles? ¿Es que los empresarios son los enemigos de los trabajadores? ¿Tiene los empresarios interés en crear empleo o destruirlo? ¿Cuál es el mejor síntoma de que un empresario va bien? Cuando crea empleo, para esto está llamado por vocación. Crear empleo y generar riqueza, ese es el objetivo de los emprendedores que arriesgan sus ahorros, su tiempo, sus preocupaciones. El trabajador (TODOS somos trabajadores) debe ser recompensado según los beneficios de su empresa. Si no damos confianza al empresariado será imposible salir del agujero en el que nos encontramos.

Por ultimo, me gustaría que alguien, mejor si es sindicalista o político, me dijera, con la mano en el corazón, si el Gobierno de España no es el primer interesado en que las cosas se hagan bien y todos juntos podamos salir de una situación que empieza a ser insostenible. ¿Se puede pensar  seriamente que el Presidente del Gobierno quiere acabar con los derechos laborales y sociales. Con todo?  ¿Puede haber alguna persona, de buena voluntad,  que piense que esta Reforma Laboral se ha hecho para fastidiar a la clase obrera? Ya sé que hay muchos mal pensados, pero estos son los que nunca nos sacaran de una crisis. Los agoreros que se vayan…

Ver VÍDEO: 29M: No queda otra salida que la huelga general

Comentarios

  1. dice

    Totalmente de acuerdo Jaime, contigo, ya lo digo el PSOE vamos a sacar a la gente a la calle y en andalucia, que hemos sido los unicos en no firmar el pacto fiscal, el mismo argumento o me flexibilizas el deficit o tienes movida.
    Esta reforma esta dirigida fundamentalmente al empresario, que es el verdadero motor de la economia y el que puede crear empleo.
    Jaime, tenemos un amigo en común Carlos Rivas, soy su socio en Andalucia, un abrazo
    Jose Antonio Gallardo

  2. Teresa Troyano dice

    Creo que los sindicatos, y me indigno, nos tratan como tontos, idiotas, borregos…, tienen que disimular para seguir comiendo de la sopa boba, y hacen una convocatoria absurda de huelga, que aporten ideas, pero no las tienen, están obsoletos, hoy en día pódrían desaparecer, no les veo ninguna labor productiva, ó es que al día siguiente de la huelga, me llamarán a mi puerta con un puesto de trabajo ?

    Teresa Troyano

  3. Jesús González-Aller Suevos dice

    Muy bien expresado Jaime .Por supuesto coincido contigo en todo lo que dices…,y contestando a tu última pregunta el asunto esta en que “no hay buena voluntad”…;el trasfondo de esta huelga general no es otro que incidir en las próximas elecciones autonómicas de Andalucía …para que el PP no salga con mayoría absoluta organizado y alimentado por el partido del paro (psoe).
    Un fuerte abrazo.
    Jesús González-Aller

  4. dice

    Hay unas cuantas cosas con las que discrepo.

    Las huelgas no solucionan las crisis, ni pretende ser su papel. Son herramientas legales y reconocidas de expresión de un malestar y de lucha contra una injusticia percibida. La huelga no se hace porque soluciona algo, sino porque hay un malestar.

    El PP no ha ganado con una mayoría aplastante: sólo le han votado 3 de cada 10 españoles, que son los mismos que lo votaron hace 4 años, y entonces era una derrota. Y además, la mayoría absoluta de un gobierno no invalida el derecho a huelga, ni lo que el Parlamente opine de nada.

    Pensar que la crisis económica en España se debe a un gobierno concreto es algo muy simplista, en mi opinión. Esta crisis lleva gestándose décadas, y los dos partidos mayoritarios han mostrado ser inoperantes para resolverla.

    El argumento de la imagen de España es inválido. En Suecia o en Alemania se hacen huelgas cuando se estima oportuno y nadie saca ese argumento a pasear.

    Una huelga no va ni en contra ni a favor de un resultado electoral porque son dos cosas independientes. El que un partido gane las elecciones es irrelevante y no le blinda contra una huelga si la ciudadanía la estima oportuna.

    Las huelgas no se pueden imponer: de hacerse, sería ilegal. Quien quiso hacer huelga en la última la hizo, y quien no, no. De hecho, el seguimiento no fue total, lo que muestra que ese coco de los piquetes informativos malos que obligan a los pobres curritos a cerrar la oficina es algo infrecuente, si se da.

    Respecto de nuestra imagen exterior, creo que con la corrupción de la clase política y la familia real rampando, el que la ciudadanía se manifieste es el menor de los problemas. En una huelga se ejerce un derecho constitucional. Alguien debería explicarme qué imagen damos con unos presidentes de gobierno que no hablan idiomas, no conocen nada de la situación exterior, y amparan a corruptos como Camps, ese modelo de buena gestión tan alabado por Rajoy, cuya C.A. está intervenida y en bancarrota.

    Los empresarios tenemos interés en obtener beneficio, y la creación de empleo es algo relacionado pero que no se sigue necesariamente de ello. Un empresario contrata si necesita una persona, y si puede generar beneficio sin hacerlo no lo hará, como es lógico. De nuevo, la huelga no es contra los empresarios, sino contra una legislación concreta. El mejor síntoma de que un empresario va bien es que gana dinero, al margen de si tiene 0, 5 ó 1000 trabajadores. Esa vocación por crear empleo es falaz, en mi opinión.

    Además, en España los trabajadores no son recompensados si la empresa va bien: se recompensa a los directivos. Los trabajadores disfrutan de sueldos irrisorios comparados con Europa, pobre liderazgo, abundancia de fraudes de ley en lo laboral, y a la mínima (aún más aumentado por esta reforma) recortes en sus salarios, derechos y condiciones. Aunque de nuevo, la huelga no es contra los empresarios, sino contra el gobierno.

    El Gobierno de España tiene un interés que es el de seguir siendo la fuerza en el poder. El bienestar de la ciudadanía es irrelevante en tanto se les vote. Y si para ello se ha de pactar con otras fuerzas para recabar apoyos, lo hará. ¿Ignoramos el hecho de que más de la mitad de este gabinete está comprado por grandes empresas? ¿O el hecho de que esta reforma ha sido diseñada por un gabinete asesor de la CEOE?

    El problema no es que haya una huelga general. El problema es la tibieza, la falta de combatividad social y la falta de consecuencias para la incompetencia y la corrupción política. Porque eso sí que es España: “Vivan las cadenas” mientras jaleamos a los peores gobernantes de Europa y del mundo desarrollado.

    • Jaime Pereira dice

      Estimado Ramón, agradezco mucho tus comentarios. Soy una persona, aunque tu hayas deducido lo contrario, que respeto mucho las opiniones de los que no piensan como yo, entre otras cosas porque me enriquecen y me hacen ver las cosas desde otra perspectiva. Hay muchas afirmaciones tuyas en las que puedo estar de acuerdo contigo y en otras no. Aquí esta lo bonito de la libertad de expresión. Yo he expuesto mi pensamiento y tu el tuyo y ambos tenemos razón en cosas y en otras no la tenemos. Bienvenida la pluralidad.

      • dice

        Disculpa, Jaime, si el tono de mi comentario (escrito con prisa, la verdad), ha dado una impresión diferente de la que pretendía.

        Mi meta era matizar lo que para mi es una idea fundamental: gane quien gane las elecciones y por el margen que sea, los que no están de acuerdo siguen teniendo derecho a expresar desacuerdo. Esa es la raíz de la idea en la que discrepo contigo.

      • Jaime Pereira dice

        Ramón, totalmente de acuerdo contigo. Todo el mundo tiene derecho a expresar su punto de vista, al margen de mayorías parlamentarias. Para mi, lo único importante es que se haga de forma civilizada.

  5. Encarna Espinosa dice

    Hola Jaime, acabo de leer tu artículo en la revista “Capital Humano” y estoy de acuerdo totalmente contigo. Este artículo me ha traído a tu blog y me ha encantado el artículo “Una huelga más…” Es una pena que no se pueda hacer nada contra estos chupatintas. Lo que tenía que hacer el gobierno es quitarles todas las subvenciones y que se gestionaran con las cuotas de sus socios. Y está bien de gastarnos la pasta en esta cuadrilla de bribones.
    Un saludo de una admiradora, colega de RR.HH.

Trackbacks

Deja un comentario