Hoy es un día triste…

Si, hoy es un día triste para la democracia. Se van consumando paso a paso los tintes de dictadura que va imponiendo este Gobierno. Sin darnos cuenta, se van introduciendo reformas que nos conducen inexorablemente a un regimen totalitario.

Primero fue el nombramiento de Dolores Delgado, ex ministra de Justicia en el primer gobierno de Sanchez, como Fiscal General del Estado. ¿pero es que alguien que tenga dos dedos de frente puede pensar que la Fiscalía va a actuar de forma independiente?. Los primeros casos “importantes” se han visto arrollados por el sectarismo. ¿Recuerdas como la Fiscalía retiró la querella presentada contra el Delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por supuesta negligencia en la autorización de las manifestaciones del 8 de marzo? ¿Sabes que el teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, que pidió no investigar al líder del PP, Pablo Casado, por el caso Máster y archivar las querellas contra el Gobierno por la pandemia deberá fijar la posición del Ministerio Público sobre el futuro judicial del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias? ¿Qué esperas de la Fiscalia…?

El segundo réquiem por el sistema democrático es la mal llamada Ley de Memoria Democrática. ¿Sabes que esta ley te quita el derecho de opinión, de expresión, de pensamiento, de conciencia…? ¿Pero es que alguien puede obligarme a interpretar la historia de España? Pues esto es lo que pretende este Gobierno. Quieren que seamos autómatas al servicio del partido, del partido comunista… Yo seguiré interpretando y explicando la historia de España con arreglo a mis estudios, ideas, reflexiones, creencias…

Pero la tercera bomba contra la democracia se ha producido hoy y me parece gravísima. Se cargan la independencia del sistema judicial. Como no podían renovar el Consejo General del Poder Judicial se han apresurado a presentar un proyecto de ley proveniente del Consejo de Ministros para registrar hoy una Proposición de Ley Orgánica en la Cámara Baja con el objetivo de rebajar la mayoría de tres quintos, necesaria actualmente para renovar el CGPJ, a la mayoría absoluta. En concreto, el texto activa la elección por mayoría absoluta en 48 horas en caso de que no fuera posible la cualificada en primera votación.

Además, tomando este camino, el Gobierno evita tener que pedir los informes de órganos consultivos que se exigen en los anteproyectos de ley que tramita el Consejo de Ministros. En este caso, evitarán pedir informes al Consejo de Estado, al Consejo Fiscal y al propio Consejo General del Poder Judicial.

Son tres muestras, pero hay otras más, para afirmar sin ningún tipo de rubor que estamos pasando de un Regimen Monárquico Democrático a un Sistema Republicano Totalitario. ¿Y que hacemos? ¿Seguimos en casa sentados leyendo el periódico? ¡DESPIERTA!

Si te encuentras con alguien del PSOE hazle una pregunta curiosa: ¿Qué hubieras pensado y hecho si Mariano Rajoy hubiera nombrado Fiscal General del Estado a Alberto Ruiz-Gallardón, después de haber sido ministro de Justica en el Gobierno del PP?