La fuerza de los lobbies y el carnaval del orgullo…

Vaya por delante mi respeto a todas las personas con orientaciones sexuales diferentes a las mías. Son hijos de Dios como todos los seres humanos y por ello muy libres de hacer lo que les venga en gana. Lo que si me cuesta entender es a esos lobbies globalistas que invierten miles de millones de euros en hacer campañas en favor de los movimientos LGTBI. Siempre me he preguntado porque este colectivo tiene tantos privilegios y otros pasan desapercibidos. En realidad tengo mi propia teoría, pero la dejo para otro post.

¿Cuál es la razón? Seguramente habrá muchas y algunas muy escondidas, pero para mi la más visible es la económica. ¿Cuánto dinero mueve la bandera del arco iris? Hay que ver la que se montó porque el El Allianz Arena que es un templo futbolístico único, una obra maestra de la arquitectura, un símbolo de Múnich y el hogar del FC Bayern cuando se negó a iluminar su estadio con la famosa bandera en la Eurocopa 2020. Libertad para mi si, libertad para los demás no.

En España la única formación política que eludió poner la banderita LGTBI en su logo fue VOX. El resto de los partidos cambiaron sus colores corporativos para adornarse con los “colorines molones” propios de la cita anual. Incluso la fuente de la Cibeles ha sido iluminada al efecto dándole un toque muy “progre”. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacis, ha encargado la bandera más grande, con un coste de 15.000 euros, para izarla en la Plaza de Callao el próximo sábado. Y si no entras por el aro eres un mal ciudadano. ¡Venga folclore!

Estos movimientos, además de estar creados por intereses millonarios, se convierten en dictadores. Hacen leyes para sancionarte si te sales de sus postulados. Ya no es libre el pensar. Ahora tienes que tragar. El penúltimo ejemplo lo leí ayer en la prensa. Decía el titular de un periódico: “Denegar el alquiler a gais se multacon hasta 150.000m euros“. Al margen del respeto a los gais, ¿por que no voy a poder alquilar un piso a quien me de la gana con las condiciones que yo quiera poner? Estos principios dictatoriales, generalmente desarrollados desde la izquierda mas radical, niegan la libertad que ellos piden para si, pero que no admiten para los que no piensan como ellos.

¿Qué pasaría sin una pareja gay propietaria de un apartamento denegara el alquiler a una pareja heterosexual de un hombre y una mujer? ¿También se les multaría? ¿También el denunciado debería probar que no ha discriminado? ¿A que sabes la respuesta? Es una pregunta fácil y tonta…

El movimiento LGTBI con su semana del Orgullo Gay se ha convertido en un carnaval, generalmente con actores de muy mal gusto, que en absoluto representan a los gais normales y que el único objetivo es llamar la atención y generar una fuente de ingresos para todo el sector turístico y de la hostelería. Es como el día soñado para hacer todo lo que mis bajos instintos me piden. Si fuera un movimiento serio, lo celebrarían de otra forma, pero no lo son. Son un carnaval, por eso se muestran tan folclóricamente…

Se ha criticado mucho a Viktor Orbán, presidente de Hungría cuando dijo que la nueva ley de Educación húngara pretendía dar a los padres el derecho exclusivo a decidir sobre la educación sexual de sus hijos. Y luego afirmó: “Soy un luchador por sus derechos. Soy un luchador por la libertad en el régimen comunista. La homosexualidad estaba castigada y yo luché por su libertad y sus derechos. Así que defiendo los derechos de los chicos homosexuales, pero esta ley no tiene que ver con eso… No se trata de los homosexuales”.

La diferencia entre Viktor Orbán y Pedro Sanchez, es que el el primero está cumpliendo a rajatabla todo lo que llevaba en su programa electoral y por tanto no engaña a nadie, mientras que el segundo está haciendo todo lo contrario a lo que se había comprometido y por tanto engañando y mintiendo al electorado y en concreto a sus votantes. Esta es la gran diferencia entre una persona honesta y otra que no lo es.

Lamentablemente Europa no aprendió la lección del siglo pasado y sigue jugando con fuego, con el fuego de las dictaduras… San Agustín, que era un hombre muy sabio, resumió en muy pocas palabras lo que vive la sociedad de hoy cuando afirmaba: “Dos amores edificaron dos ciudades: el amor de si mismo hasta el desprecio de Dios edificó la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de si mismo, la ciudad celestial“…