Amigos gracias a la red…

Se habla mucho de de las redes sociales y no siempre para bien. Es cierto que mal utilizadas, como hacemos muchos de sus usuarios, nos pueden crear muchos problemas de dependencia, de egos, de ensimismamiento, de soberbia, de perdida del tiempo… Esto es lo peor de todo, desperdiciar de forma tan inútil nuestro valiosísimo tiempo.

Actualmente hay en España 40,7 millones de usuarios de redes sociales, 3,3 millones más que el año anterior, lo que equivale al 87,1% de la población española, según datos del informe anual ‘Digital 2022’ elaborado conjuntamente por la plataforma de gestión de redes sociales Hootsuite y la agencia creativa We Are Social. Asimismo, el informe destaca que los españoles dedican una media de 1 hora y 53 minutos al día a estas plataformas, siendo las más utilizadas WhatsApp (91%), Facebook (73,3%) e Instagram (71,7%).

El informe ‘Digital 2022’ también recoge que casi 44 millones de personas en España ya son usuarias de internet y pasan más de 6 horas al día conectadas en la red. Buscar información (75%), mantenerse informado sobre noticias y eventos (64,6%) y buscar tutoriales (63,4%) son los principales motivos de los usuarios para conectarse. Y por otro lado, destaca también que casi un 91% de usuarios españoles consume mensualmente contenido de televisión por streaming, y dedica una media de 1 hora y 15 minutos diarios a ver este tipo de contenido.

Como se puede apreciar la dependencia de la «pantalla» es parte de nuestra vida. Una parte muy significativa, que en la mayoría de los casos lo único que hace es disminuir nuestra capacidad intelectual y arruinar nuestro cerebro. Todo en la vida tiene su dosis. Tomarse una copa de vino a diario es bueno, tomarse dos botellas es malo. Pues exactamente lo mismo pasa con las «pantallas», un ratito está bien, tanta horas como indica el informe «Digital 2022» es un «vicio» que se convierte en una peligrosa adicción.

Veamos el lado bueno, que lo hay. Hay personas que han conocido amigos, incluso pareja a través de la «pantalla» y esto es muy sano. Yo mismo tengo un ejemplo. Hace unos años me escribía una persona en Facebook y yo no le hacia mucho caso hasta que un día decidí contestarle y conocerle. Me sorprendió, era una persona estupenda que estaba deseando entablar amistad conmigo. Vive en Valencia y yo en Madrid, pero la distancia no ha sido un obstáculo para darnos a conocer. Al principio solo era un conocimiento telemático, hasta que un día aprovechando un viaje mío a Valencia pude conocer a Rubén Quilez en persona. Almorzamos juntos en medio de la «mascletá«, ya que estábamos en plenas Fallas. Fue un encuentro estupendo, donde pudimos hablar de muchas cosas. Rubén es un joven, como tantos hoy en España, con trabajos temporales y precarios, pero que no le falta la ilusión y las ganas de labrarse un futuro que le permita casarse con su novia y formar una familia. En fin, te cuento esto como un ejemplo de que hay personas muy buenas por el mundo deseando conocer a otras que les permita establecer una amistad verdadera y sincera y a veces las «redes sociales» te lo facilitan.

Si quieres conocer mejor a Rubén, te invito a ver este video que hicimos en mi visita a Valencia el pasado nueve de marzo de dos mil veintidós.