Nuestra libertad en cuarentena…

Asistimos, como si no fuera con nosotros, a un recorte de derechos y libertades que están poniendo en peligro la esencia de la condición humana. Cada día somos más pasotas. Observamos la realidad como si no fuera con nosotros. La queja se ha convertido en el deporte nacional. Nos enfadamos, criticamos, pero no nos hacemos responsables de nada de lo que está pasando. Pensamos que serán otros lo que van a arreglar los desperfectos que la “situación” nos está dejando… Y así poco a poco, como si de una metamorfosis se tratara, pasan los días … 

La “situación” es grave, muy grave… Nos gobierna un régimen comunista y todos deberíamos saber lo que significa el comunismo. ¿Qué significa? Lo sabes tan bien como yo: eliminación de la libertad individual y liquidación de la propiedad privada. Nada más ni nada menos… Su hoja de ruta es muy clara. Hay que imponer a toda costa el pensamiento único y el osado que se atreva a separarse del camino, a disentir, será condenado y etiquetado públicamente como “fascista”. 

Todos debemos pensar bajo el mismo patrón. Para ello se lleva manipulando el lenguaje desde hace mucho tiempo. ETA, hace unos años era una banda terrorista, hoy es un aliado de un gobierno progresista. ERC, era un partido golpista y enemigo de España que solo quería la independencia de Cataluña, hoy es un partido amigo y socio en la gobernanza de nuestro país. PODEMOS, era un partido que generaba insomnio, hoy es parte de un gabinete ministerial empeñado en quitarle el sueño a la mayor parte de los ciudadanos españoles. Y todo ello perfectamente vendido por un presidente del gobierno que pretende convencernos de que su programa es necesario para construir una nueva sociedad más democrática y moderna.  

ETA, en boca de Arkaitz Rodríguez, dice que vienen a “tumbar definitivamente el régimen”.  Arnaldo Otegui, el asesino convertido ahora en hombre de paz y líder de Bildu, reacciona ante su nuevo procesamiento por parte del Tribunal Supremo con esta amenaza: “Han movido ficha, pero nosotros también la moveremos, y veremos cómo acaba la partida”. Oriol Junqueras, ante un posible indulto se envalentona y afirma “Volveremos a ejercer un referéndum de autodeterminación”. Pablo Iglesias, caudillo de Podemos y vicepresidente del Gobierno, lanza un vídeo para fulminar al Rey y a la institución monárquica. Estos personajes que dicen respetar el estado de derecho son los socios de un gobierno que nos lleva a la deriva total. 

Solo tres apuntes para ver con claridad cómo nos inducen anestesiados al “pensamiento único”: Televisión Pública. Educación Pública. Memoria Histórica. Veamos… 

Radio Televisión Española, que es una televisión pública y por tanto con el deber de informar de la manera más neutral e imparcial posible, se ha convertido en el canal privado de Pedro Sánchez y sus secuaces compañeros de insomnio. Es una continua manipulación de la información encaminada a formar opinión falsa. Buena muestra es el programa «Las cosas claras» de Jesús Cintora que en su día fue despedido de Mediaset por falta de independencia. Es el programa más manipulador, sectario, cínico y mentiroso de toda la parrilla televisiva. Da repugnancia verlo. Con este monopolio de la información se coarta el derecho a ser informado de forma veraz y se priva de la libertad de expresión.

Educación. La ya famosa y triste Ley Celaá, tiene como objetivo final acabar con la libertad de educación. Cuando solo hay un tipo de enseñanza, en este caso la pública, desaparece la libertad para elegir, porque lo que se nos ofrece son lentejas, es decir: «o lo tomas o lo dejas«. Así de claro. La educación única es la mejor forma de adoctrinar. Todo gestionado por una ministra que afirma que los hijos no son de los padres y que niega a los españoles lo que ella no se negó a sí misma llevando a sus hijos a colegios concertados.

Memoria histórica. Según el gobierno comunista solo hay una forma de interpretar la historia, la suya. Para Sánchez y sus acólitos, en la guerra civil solo mataban en el bando azul. Los del bando rojo eran hermanitas de la caridad. La ley de “memoria Democrática” es una farsa que nos quieren imponer por real decreto, lo que supone un recorte más a nuestra libertad. 

¿Seguimos hablando…? no hace falta. La pérdida de libertad es cada día más patente. Mi pregunta es ¿seguimos asintiendo o nos plantamos? La decisión es tuya y mía… ¡DESPIERTA

P.D: El único partido que el pasado día 6 de diciembre organizó en todas las capitales de provincia homenajes a la Constitución, el Rey y la Unidad de España fue VOX. No deja de ser curioso…