El YO que llevo dentro de MI

Que el ser humano necesita “lucir” sus cualidades, bondades, logros, éxitos… entra dentro de su propia esencia. Casi todos somos egoístas por naturaleza y ególatras por vocación propia. ¿A quién no le gusta que hablen de uno, y si puede ser para enaltecerle, mejor? Lo llevamos en el ADN. Que tire la primera piedra el que no haya presumido alguna vez en su vida. Es más, que la tire el que no haya hablado de sí mismo en más de una ocasión para dejar patente su valía personal o profesional… 

A todo el mundo se le perdona su debilidad “ególatra”, pero lo que, de verdad cansa, hastía y aburre es estar viendo todos los días y a todas las horas a las mismas personas que se regodean en su “YO”. Si te das una vuelta por InstagramFacebook o Twitter, podrás comprobar como hay gente que de forma recurrente cuelga algunas fotos suyas en la que su persona es el centro del mensaje. ¡Qué bueno sería si dejáramos de pensar en nosotros mismos para pensar en los demás! ¿No te parece que la fotografía sería más bonita? A lo mejor no tienes muchos “likes”, pero lo has hecho con el corazón y eso tiene más valor. 

La manita y el corazoncito (likes) ha desencadenado una corriente muy extendida de “egolatría” en donde lo importante es el “YO” por encima de todo lo demás. El vicepresidente de Facebook, Andrew Bosworth afirmaba recientemente: «Todos y cada uno de los detalles en el diseño de Facebook tienen la función primordial de conseguir que no ceses de compartir cosas y de que te sientas muy contento al hacerlo». Cuando te enganchas, cuando te haces adicto, el YO se suele convertir en el protagonista de tu vida digital y analógica y esto puede ser peligroso. 

La humildad es una virtud que cotiza a la baja. Vivimos en un mundo en donde figurar, aparentar… es el “Leitmotiv” que mueve a muchos a meterse en esa rueda de la falsa popularidad. Siempre he pensado que el lugar para ser un auténtico “influencer” es en tu familia y en tu empresa en donde la gente te valore por lo que haces y no por lo que dices.  

¿Te imaginas que tus compañeros, colegas… te dieran el premio o reconocimiento a la persona más profesional y más alegre de la compañía? Eso vale infinitamente más que esos premios a los mejores Directores de Recursos Humanos, Marketing o Ingeniería… Esos premios que son para la galería, para el marketing personal, para la “marca personal”. Los premios que de verdad valen, son los que te tocan el corazón, los que te llegan al fondo del alma. Los que te dan sin haber optado a ellos… 

Pero aún más ¿te imaginas que tu pareja y tus hijos dijeran de ti que eres lo mejor que han podido encontrar en su vida? Para esto no hace falta estar en ninguna red social, simplemente hay que estar en casa, cerca de los tuyos… El mejor “networking” se hace alrededor de la mesa con tu familia, hablando de todo lo que ha ocurrido en el día, de las cosas buenas y de las cosas malas… Preocupándose por los demás… Disfrutando del encuentro, del aquí y ahora. 

El que suscribe este post también ha presumido en más de una ocasión, en demasiadas… Pero me he dado cuenta del error tan grande y desde hace tiempo decidí rectificar… Y en eso estoy, aunque… He dejado de publicar fotos mías o de mi familia. No me apetece ser el centro del mensaje. Es más gratificante, por ejemplo, colgar en Instagram fotos bonitas que sirvan de inspiración o contemplación, que aparecer YO a cada dos por tres… La cámara del móvil debe ser para hacer “clic” a los demás cuando los veo con ojos de admiración. Dejemos el YO que llevamos dentro de nosotros, para ver el TU que inspira a hablar de los otros. 

Si parece razonable que en un Blog hagas tu presentación y publiques un apartado con algún texto que explique quién eres y algunas fotos tuyas para conocerte mejor. ¡Y basta! No hace falta más “marketing”. 

Tristan Harris de 34 años lidera una revuelta que reclama poner la tecnología al servicio del ser humano y no al revés. Fue jefe de diseño ético de Google. Abandonó la compañía precisamente por problemas éticos y lo hizo cuando se percató de que sus colegas, que asentían con la cabeza cuando les hacía una presentación con diapositivas, se olvidaban de la ética en cuanto volvían a sus puestos. 

Recomiendo leer el artículo publicado en XlSemanal de mayo de 2018… No tienen perdida. 

La fuerza de los lobbies y el carnaval del orgullo…

Vaya por delante mi respeto a todas las personas con orientaciones sexuales diferentes a las mías. Son hijos de Dios como todos los seres humanos y por ello muy libres de hacer lo que les venga en gana. Lo que si me cuesta entender es a esos lobbies globalistas que invierten miles de millones de euros en hacer campañas en favor de los movimientos LGTBI. Siempre me he preguntado porque este colectivo tiene tantos privilegios y otros pasan desapercibidos. En realidad tengo mi propia teoría, pero la dejo para otro post.

¿Cuál es la razón? Seguramente habrá muchas y algunas muy escondidas, pero para mi la más visible es la económica. ¿Cuánto dinero mueve la bandera del arco iris? Hay que ver la que se montó porque el El Allianz Arena que es un templo futbolístico único, una obra maestra de la arquitectura, un símbolo de Múnich y el hogar del FC Bayern cuando se negó a iluminar su estadio con la famosa bandera en la Eurocopa 2020. Libertad para mi si, libertad para los demás no.

En España la única formación política que eludió poner la banderita LGTBI en su logo fue VOX. El resto de los partidos cambiaron sus colores corporativos para adornarse con los “colorines molones” propios de la cita anual. Incluso la fuente de la Cibeles ha sido iluminada al efecto dándole un toque muy “progre”. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacis, ha encargado la bandera más grande, con un coste de 15.000 euros, para izarla en la Plaza de Callao el próximo sábado. Y si no entras por el aro eres un mal ciudadano. ¡Venga folclore!

Estos movimientos, además de estar creados por intereses millonarios, se convierten en dictadores. Hacen leyes para sancionarte si te sales de sus postulados. Ya no es libre el pensar. Ahora tienes que tragar. El penúltimo ejemplo lo leí ayer en la prensa. Decía el titular de un periódico: “Denegar el alquiler a gais se multacon hasta 150.000m euros“. Al margen del respeto a los gais, ¿por que no voy a poder alquilar un piso a quien me de la gana con las condiciones que yo quiera poner? Estos principios dictatoriales, generalmente desarrollados desde la izquierda mas radical, niegan la libertad que ellos piden para si, pero que no admiten para los que no piensan como ellos.

¿Qué pasaría sin una pareja gay propietaria de un apartamento denegara el alquiler a una pareja heterosexual de un hombre y una mujer? ¿También se les multaría? ¿También el denunciado debería probar que no ha discriminado? ¿A que sabes la respuesta? Es una pregunta fácil y tonta…

El movimiento LGTBI con su semana del Orgullo Gay se ha convertido en un carnaval, generalmente con actores de muy mal gusto, que en absoluto representan a los gais normales y que el único objetivo es llamar la atención y generar una fuente de ingresos para todo el sector turístico y de la hostelería. Es como el día soñado para hacer todo lo que mis bajos instintos me piden. Si fuera un movimiento serio, lo celebrarían de otra forma, pero no lo son. Son un carnaval, por eso se muestran tan folclóricamente…

Se ha criticado mucho a Viktor Orbán, presidente de Hungría cuando dijo que la nueva ley de Educación húngara pretendía dar a los padres el derecho exclusivo a decidir sobre la educación sexual de sus hijos. Y luego afirmó: “Soy un luchador por sus derechos. Soy un luchador por la libertad en el régimen comunista. La homosexualidad estaba castigada y yo luché por su libertad y sus derechos. Así que defiendo los derechos de los chicos homosexuales, pero esta ley no tiene que ver con eso… No se trata de los homosexuales”.

La diferencia entre Viktor Orbán y Pedro Sanchez, es que el el primero está cumpliendo a rajatabla todo lo que llevaba en su programa electoral y por tanto no engaña a nadie, mientras que el segundo está haciendo todo lo contrario a lo que se había comprometido y por tanto engañando y mintiendo al electorado y en concreto a sus votantes. Esta es la gran diferencia entre una persona honesta y otra que no lo es.

Lamentablemente Europa no aprendió la lección del siglo pasado y sigue jugando con fuego, con el fuego de las dictaduras… San Agustín, que era un hombre muy sabio, resumió en muy pocas palabras lo que vive la sociedad de hoy cuando afirmaba: “Dos amores edificaron dos ciudades: el amor de si mismo hasta el desprecio de Dios edificó la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de si mismo, la ciudad celestial“…

En la fuerza de voluntad está el secreto

Para mi, que una de las cosas que más ralentiza la puesta en marcha de lo aprendido es la falta de fuerza de voluntad. Es ese: “no me apetece”. Asistes a un curso, vienes como loco con lo que te han enseñado, pero ahora hay que pasar a la acción y ahí está el problema para mucha gente. El “Just do it” que dirían en Nike. En todas las resoluciones difíciles que deseamos llevar a la práctica, nos hace falta una fuerza interior que nos impulse a enfrentarnos al reto y a no cejar en nuestro propósito. Pero, con mucha frecuencia, nos quedamos a medio camino y nos lamentamos. Decía Roberto Assagioli que entre los muchos poderes internos del ser humano, destaca por su importancia el inmenso poder desaprovechado de la fuerza de voluntad. Los despachos/librerías/estanterías están llenos de apuntes, material, carpetas, ejercicios de esos que nos llevamos debajo del brazo como “testimonio”  de nuestro paso por un taller de trabajo, pero enseguida quedan obsoletos y solo sirven para adornar.

Definir la fuerza de voluntad parece fácil, pero no lo es. Es más sencillo decir lo que no es: “dejar de hacer lo que tengo que hacer, porque no me apetece hacerlo“. Juego de palabras, ¿verdad?. Pues no, para mi es la cruda realidad. Sé que tengo que estudiar inglés porque es clave para mi desarrollo profesional, pero prefiero hacer otra cosa que me exija menos esfuerzo. Tengo que ir al gimnasio, pero me apetece más quedarme en el sillón leyendo el periódico…

Cuando pienso en este asunto, siempre se me vienen a la cabeza las mismas reflexiones, y que ahora quiero compartir contigo:

♦ Actitud positiva. Si te falta la firme convicción de que tienes que alcanzar una meta concreta, es preferible dedicar el tiempo a otra cosa. Ante la duda, no empieces. El mundo esta lleno de personas que siempre dicen “mañana” y muy pocas que están por el “ahora”. Ya lo dice el refranero popular: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Sin mentalidad triunfadora es difícil alcanzar un objetivo. Empezar y no acabar es muy frustrante. Usain Bolt, corrió 100 metros en 9,63 segundos, porque estaba seguro que batiría el récord del mundo. “Quiero ser una leyenda”, dijo a su llegada a Londres.

♦ Decisión de cambiar. Si aun no has tomado la decisión ¿a que esperas? James Prochaska ha identificado cuatro etapas en el proceso de un cambio de conducta; las denomina pre-contemplación (resistirse al cambio), contemplación (ponderar los pros y los contras del cambio), acción (ejercitar la fuerza de voluntad para llevar a efecto el cambio) y sostenimiento (activar la fuerza de voluntad para apuntalar el cambio). Muchas personas saben que fumar mata, pero siguen fumando. Son conscientes del peligro, pero no se han decidido… Quizá nunca pasen de la contemplación a la acción. Para concentrar y movilizar esfuerzos, hay que fijar una fecha límite. Los objetivos tienen que ser muy específicos.

♦ Fe en la causa. Si ya te has convencido que tienes que dar el paso, es el momento de sentirte un ferviente defensor de tu proyecto. Siéntete contento y comunicaselo a tus amigos. Explícales lo importancia que tiene para ti la decisión. Un amigo mio padecía de ácido úrico y el medico le advirtió que la cerveza potenciaba los ataques de “gota”. A pesar de ello, le costó dejar “la cañita”, pero el día que lo consiguió se sintió ganador y le contaba a todo el mundo el numero de días que llevaba sin consumir una MahouHeinekenEstrella Galicia.… Para él era un triunfo que tenia que compartir con los demás.

♦ Amor propio. Estimúlate a ti mismo. Piensa que tienes la suficiente energía para alcanzar lo que te has propuesto. Incrementa tu autoestima. Piensa que si no lo haces tu, no lo va a hacer nadie por ti. ¿Me considero lo suficientemente capaz de alcanzar mi objetivo? Por supuesto, que si. Derek Redmond era por aquel entonces una joven promesa del atletismo británico, poseedor de varios récords mundiales y gran favorito para el oro en la carrera de 400 metros que iba a tener lugar en las olimpiadas de Barcelona 92. En las semifinales, a 150 metros de la línea de meta, Derek sufrió una rotura súbita del tendón de aquiles, que le postró en la pista a causa del dolor. Pero Derek no se rindió; había luchado toda su vida por llegar a aquel momento, a competir por el oro olímpico. De manera que se sobrepuso a las lágrimas y al enorme dolor, se levantó, y se propuso terminar la carrera que había comenzado. Los 150 metros que le faltaban para la meta parecían interminables. Ante la agonía de Derek, su padre saltó a la pista, se libró de los vigilantes de seguridad y se acercó para detener el sufrimiento de su hijo. Pero Derek le dijo a su padre que quería acabar la carrera, que quería llegar a la meta. Y su padre le abrazó, le acompaño hasta la meta y le ayudó a acabar la carrera, ante la enorme ovación de las 65.000 personas que contemplaban la situación en el estadio olímpico.

♦ Reafirma constantemente tu voluntad. Las cosas no se consiguen sin esfuerzo. La constancia es una cualidad esencial de los ganadores. Un día al finalizar un entrenamiento, un periodista se acercó a Michael Jordan y le preguntó ¿se considera usted el numero uno del mundo? El jugador de baloncesto le contestó: no, en absoluto. En lo único que me considero el numero uno, afirmó Jordan, es que cuando finaliza el entreno, todos mis compañeros se van al vestuario, pero yo me quedo solo en la pista tirando quinientas canastas. Este testimonio explica por si solo lo importante que es la perseverancia. Un día y otro y otro…

♦ Cuenta con las dificultades. Siempre se ha dicho que un buen objetivo debe ser alcanzable pero con dificultad. Cualquier reto importante conlleva desafíos, imprevistos, sorpresas, sustos y a veces algo más…Hace unos años, perdió la vida el  montañero Juanjo Garra en uno de los ochomiles del Himalaya después de haber permanecido al raso cuatro días tras romperse un tobillo. Con sus 8.167 metros de altitud, el Dhaulagiri es la séptima cumbre más alta del mundo. Toma su nombre del sánscrito, y significa ‘montaña blanca’. Juanjo, cuando salió para la expedición sabia perfectamente que se iba a encontrar muchas dificultades, pero aceptó el reto. A veces no se puede preveer todo… Siempre habrá problemas, hay que contar con ello.

♦ Paciencia. La serenidad es definitiva para conseguir una meta a largo plazo. Nadie consigue acertar con la formula mágica en un laboratorio a la primera. Son necesarios muchos ensayos, experimentos, intentos. Normalmente no se ven los resultados de forma inmediata. Malcolm Gladwell en su libro “Fueras de serie (outliers)”, dice que para ser experto en una materia concreta hacen falta 10.000 horas de trabajo. La norteamericana Libby James, con mucha calma y entereza, batió el récord del mundo de medio maratón a los 76 años, en el Maratón de Walt Disney. Con un tiempo final de 1:45:56, redujo el anterior en casi diez minutos (1:55:19), vigente desde 2009.

 Flaqueza. Ante la adversidad hay que crecerse. Si te dejas llevar, pierdes la oportunidad. Recientemente Ansu Fati, joven jugador de la cantera del Barça, en el mejor momento deportivo para él, cayó lesionado de gravedad apartándole de los terrenos de juego durante muchos meses… Al día siguiente de la lesión declaraba sentirse fuerte para luchar contra el contratiempo sobrevenido de forma inesperada y estaba dispuesto a hacerlo con alegría y esperanza de una pronta recuperación. ¡De flaquear, nada!

Como habrás podido observar los deportistas son unos “Fueras de Serie”. ¡Que forma de lanzarse a la conquista de la voluntad! Usain BoltDerek RedmondMichael JordanJuanjo GarraLibby James, Ansu FatiBuenos ejemplos para todos…

La nueva propuesta humana…

Cuando relance este Blog, advertí que podía replicar alguna noticia que considerara de interés. Este es el caso de hoy. El otro día cayó en mis manos un articulo publicado en Religión en Libertad y hoy lo comparto con mis lectores porque creo que puede ayudar a entender algunas cosas. Como siempre, respetando la forma de pensar de todos mis seguidores. Aquí te dejo la noticia:

«Es en Cristo donde debemos lograr ‘un gran reinicio’, una gran renovación y un reordenamiento de nuestras vidas», tal y como recoge la agencia de noticias LifeSiteNews. Marek Jędraszewski es el tercer sucesor del fallecido cardenal Karol Wojtyła en la importante diócesis de Cracovia, al sur de Polonia

También explicó que «reset», la «palabra de moda», describe la experiencia de la gente de Nínive (Jonás 3, 1-10), después de que el profeta Jonás les advirtió de la ira de Dios: «Los habitantes de Nínive le creyeron a Jonás, pidieron un ayuno y todos, desde el menor hasta el mayor, vestían cilicio», dijo el arzobispo. «Y Dios respondió al ‘reinicio’ colectivo de la gente de Nínive cambiando su plan original para la ciudad», continuó. «Fue una gran realidad nueva, una nueva forma de vida gracias a la llamada de Jonás, que los habitantes de Nínive creyeron y aceptaron». 

El arzobispo denunció el «reinicio» que se propone en el libro titulado COVID-19: El gran reinicio, cuyos autores son Klaus Schwab, el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, y el economista Thierry Malleret. El libro, señaló, tiene una visión de una humanidad renovada, pero sin ninguna referencia a Dios. «Como comunidad humana, se supone que debemos tratar con especies de animales en peligro de extinción; patógenos zoonóticos (de animales a humanos); aire envenenado; el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero; análisis geopolíticos, físicos y psicológicos sobre el estado de salud de la sociedad moderna; sobre dramas morales y éticos; y la crisis existencial que azota a las sociedades occidentales », relató Jędraszewski.  

Afirmó que uno de los capítulos del libro de Schwab titulado «Redefiniendo nuestra humanidad» se «menciona unir a la persona completa con una máquina» lo cual ayudará a llevar a la humanidad a un nivel superior de evolución. 

El ser humano nuevo 

La nueva propuesta humana defendida en el libro COVID-19:The Great Reset es ser más empático, involucrado en cuestiones sociales y económicas, como el cambio climático y la ideología LGBT, involucrado en movimientos internacionales como Black Lives Matter, preocupado por los inmigrantes, dispuesto a sacrificarse a sí mismo y sus propias aspiraciones en el negocio de construir un mundo mejor – «y descartar cualquier reflexión sobre quién soy como ser humano como inútil, innecesario, inútil», agregó el arzobispo.  

El arzobispo citó al historiador Grzegorz Kucharczyk, quien cree que las ideas de los globalistas se oponen al cristianismo: «Los globalistas están tratando de aprovechar la pandemia de coronavirus para devaluar por completo todo lo que el cristianismo ha contribuido durante casi 2.000 años y sigue contribuyendo al bien de la humanidad», dijo.  

Jędraszewski también citó al profesor Renato Christina de la Universidad de Trieste, quien dijo que el trabajo de Schwab «carece de ideas claras y ciertas, no hay fundamentos allí, no hay fundamentos sobre los cuales construir el futuro; en cambio, hay una invitación a una confusión generalizada».  

«El libro en sí comparte el caos que afecta al mundo occidental contemporáneo», continuó el arzobispo. «Es una manifestación del secularismo nihilista y una ruta directa hacia la descristianización de la sociedad». El arzobispo finalmente se refirió a su predecesor episcopal y su antropología cristiana: «Recordemos también el poderoso mensaje que Juan Pablo II llevó durante casi 27 años y que compartió desde el principio: ‘¡Abrid de par en par las puertas a Cristo!,», dijo Jędraszewski. «Abran las puertas a Cristo, las puertas de sus corazones y mentes, pero también a todos los sistemas políticos, sociales y económicos, porque solo Cristo sabe lo que se esconde en el corazón de un ser humano», continuó. «Y solo Cristo es la clave para comprender quién soy como ser humano. Él revela mi dignidad, la dignidad de un hijo de Dios». 

El reinicio está en Cristo 

El arzobispo concluyó llamando a los católicos a un verdadero «reinicio» en Cristo, su deber particular en la temporada de Cuaresma. «Es en Cristo que debemos lograr un gran reinicio, una gran renovación y un reordenamiento de nuestras vidas», dijo. «Y es hoy la tarea fundamental de nuestra experiencia de Cuaresma (…) responder a nuestra relación con otro ser humano, expresada a través de la práctica ampliamente entendida de la limosna», continuó. «Es un tiempo santo en el que debemos renovar nuestra relación con Dios, orando a Él como el Señor Jesús nos enseñó: Padre nuestro, venga tu Reino, hágase tu voluntad, danos hoy nuestro pan de cada día». 

La Familia lugar de encuentro

No tengo la menor duda. La familia es el lugar donde puedes encontrar lo que no te dan en el trabajo, en la universidad, en la pandilla, en el barrio… ¿Por qué? Porque es el lugar, aunque te parezca mentira, donde te quieren de verdad. Aunque a veces haya dificultades, la sangre tira mucho. A lo largo de mi vida profesional he preguntado a multitud de gente ¿Qué es para ti lo más importante en la vida? El 85% me han respondido: la familia.

Por desgracia la vida moderna pone muchos obstáculos a las personas para poder apreciar en toda su profundidad lo que su entorno familiar le puede ayudar a encontrar su sentido en la vida y en consecuencia su felicidad. Una casa se construye con ladrillos. Un hogar se construye con valores.

La palabra felicidad está muy desgastada. Todo el mundo la busca, pero pocos la encuentran. Y no la encuentran por falta de valores, de principios, de ideales. Cuando uno tiene claro porqué y para que hace las cosas, se facilita mucho el camino para descubrir ese bienestar interior. Esa paz que da equilibrio, qué te hace ver las cosas con una perspectiva diferente. Hay gente en la más absoluta pobreza que son felices, y gente con grandes fortunas que no lo son.

Hay determinados valores que deberían imperar en cualquier familia como son el respeto, la comprensión, la paciencia, la educación, la generosidad, la lealtad, el espiritu de servicio… y seguramente me dejo en el tintero alguno más. Si tuviera que destacar de entre todos estos, me quedaría con el respeto. Me parece clave. Cuando se pierde, todo va cuesta abajo.

El Papa Francisco destaca tres aspectos esenciales para que una familia funcione, son: permiso, perdón y gracias. Son tres palabras que resumen muy bien lo que debería ser nuestro proyecto familiar. A veces somos como maquinas automáticas que no sabemos reaccionar ante lo que podríamos calificar como “tibieza familiar”. Pedir perdón es de las cosas que generan más sensación de liberación, pero pedir permiso y dar las gracias, demuestran que uno ha entendido de qué va la cosa.

Cuándo eres el protagonista, junto con tu cónyuge, de formar una familia, debes tener muy claro el “para qué”. Si, todos deberíamos preguntarnos ¿para qué formo una familia? Parece una pregunta de perogrullo, pero me he encontrado con mucha gente, más de las que té pudieras imaginar, que no se la han hecho y andan dando bandazos como un barco que ha perdido el rumbo. Si haces la pregunta, como se la he hecho a mucha gente, te darás cuenta del gran despiste que hay en muchas personas de nuestro entorno.

¿Está en crisis la familia? No. Los que estamos en crisis somos las personas que no acabamos de ordenar nuestro puzle mental y andamos como “ovejas sin pastor”, siguiendo las corrientes de moda sin analizar cuáles son las consecuencias. A mi siempre me han gustado los que caminan contracorriente, porque son personas críticas que saben cuestionar determinados postulados que encandilan a las masas.

Con toda seguridad, cuando la familia funciona todo adquiere un matiz más entrañable, creativo y esperanzador. Deberíamos hacer alguna ITV matrimonial cada cierto tiempo para poder poner en orden lo que “chirria”. Sería una gran inversión con un coste muy bajo y un retorno muy rentable.